EL Observador

20:28 hrs. Viernes 12 de julio de 2013 Sixto Santana Vargas

¿Cómo nace el Leonismo?

Sixto Santana Vargas / Director Club de Leones Quilpué / Presidente Regional de la Federación del Comercio y Turismo

La génesis de la fundación de esta institución de servicio se comienza a gestar en el año 1913, hasta esta fecha no existían clubes de servicios, solo círculos de hombres de negocios con el objeto de ayudarse mutuamente hasta que un agente de seguros llamado Melvin Jones nacido en 1880, expresó en su grupo de agentes de negocios la inquietud de formar un club dedicado a la ayuda del prójimo.

En las primeras reuniones se notó un gran aumento de asistentes y de este hecho se dieron cuenta que toda institución se fortalece cuando hace algo por otro.
El 7 de junio de 1917 se funda el Leonismo en Chicago siendo su primer presidente W. P. Woods y el joven agente de seguros Melvin Jones fue elegido el secretario general. El 8 de octubre de 1917 se realizó la primera convención en Dallas, Estados Unidos; aquí se aceptó el emblema, los colores oficiales, los estatutos y reglamentos y se ratificó al presidente Woods.

¿Y cómo llegó a Chile el Leonismo?

En el Club de La Unión de Santiago se crea el primer Club de Leones de Chile el 24 de abril de 1948, como resultado de una reunión de abogados realizada en Lima, Perú, a la que asistió el cubano Nibaldo Navarro, representante del Leonismo internacional quien prometió viajar a Chile para fundamentar la creación del Leonismo. Así pasamos del sueño a una realidad. El 16 de septiembre de 1948 en presencia del Presidente de la Republica don Carlos Ibáñez del Campo, fue entregada la Carta Constitutiva del primer club de Leones de Chile Santiago, y el 10 de agosto de 1949 se funda el Club de Leones de Quilpué.

Hace muchos años que los Leones del mundo atienden múltiples necesidades de las distintas comunidades, pero en esta oportunidad me referiré a la atención de la vista que es el resultado de un desafío que nos planteó una niña sorda, muda y ciega llamada Helen Keller, que a los dieciocho meses de edad sufrió estas enfermedades, siendo atendida por una maestra especialista de entonces que le enseñó braille y también a expresarse por medio de las manos. Hellen asistió a una convención mundial de Leones y solicitó la palabra para decir -usando su propio medio de comunicación y que era traducido por su maestra- que ella tocaba las puertas y quería ser adoptada. "Apelo a los Leones, ustedes que tienen su vista, su oído, que son fuertes, valientes y bondadosos, les pido que se conviertan en los caballeros de los ciegos e inicien una cruzada contra la oscuridad". Desde entonces todos los Clubes de Leones del mundo trabajan para evitar la oscuridad, especialmente el Club de Leones de Quilpué que anualmente realiza más de quinientos exámenes oftalmológicos y entrega de lentes.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.