EL Observador

16:12 hrs. Lunes 24 de junio de 2013 Sandra Rojas Cáceres

Cuando no es difícil llegar a consenso

Sorpresa o más bien indignación me provocó, el fin de semana recién pasado, enterarme de que todo el Concejo Municipal de Quillota viajaría a un encuentro a Estados Unidos, donde el Alcalde contaría con 15 minutos para exponer sobre el Modelo de Desarrollo de la comuna. Esta invitación al edil quillotano es un orgullo, sin embargo, la pregunta es ¿cuál es el rol que juegan los seis concejales en este magno evento del país del norte al que está invitado el jefe comunal?

Otra cosa, ¿qué pasa si hay importantes decisiones que se deban tomar en la comuna? Eso, entendiendo que la comuna está acéfala, sin desmerecer a los esforzados funcionarios que subrogan las labores de nuestro edil y su equipo. A lo anterior se agregan el 50% de los pasajes, más los viáticos respectivos que son cubiertos con las exiguas arcas municipales; aproximadamente diez millones de pesos nos cuesta esta representación (al menos tengo la tranquilidad que ninguno de los honorables contó con mi voto para darse estos paseos, ya que mi candidato no salió elegido; por lo tanto, espero traigan algún beneficio a la comuna). Es de suponer que luego las juntas de vecinos y demás organizaciones de base sientan que este gasto fue beneficioso para sus comunidades, ya que bien saben ellos lo difícil que es acceder a presupuestos para mejoras reales en la comuna.

No tengo nada contra los viajes, malamente podría tenerlos pues a mí me gusta viajar y conocer otras realidades, pero cada vez que viajo los costos son pagados desde mi bolsillo sin recurrir a presupuestos gubernamentales.

Llama la atención que temas importantes para la comuna de Quillota no siempre cuentan con el acuerdo de todos los concejales, básicamente porque se discute acerca de lo elevado del presupuesto. Pero esta vez nadie pensó en que esos recursos podían ser mejor invertidos en la comuna, hubo un consenso incuestionable y unánime.

Hechos como estos me traen a la memoria los acontecidos con un cuestionado viaje del gobierno regional a Isla de Pascua en los años 90, que finalmente terminó con serias sanciones a los participantes. Aquí no aspiro a tanto, pero sí al menos a conocer de verdad cuáles serán los beneficios para la comuna y valores efectivos para mejorar el quehacer de un concejal. Así como el viaje que a comienzos de año hizo la Ministra del Trabajo a Finlandia para "conocer los sistemas laboral y educacional" de ese país; ¿es necesario ir tan lejos para conocer lo que pasa en educación?

Finalmente, quienes pagamos impuestos, sacamos las patentes, pagamos permisos municipales, etc., es decir, aportamos recursos a la comuna haciendo posible financiar estos viajes, espero que tengamos la posibilidad de saber de manera cuantificable en qué nos beneficia este viaje a Estados Unidos, entendiendo que hay quienes incluso, una vez terminada la jornada, permanecerán en el país del norte por más días; al menos es bueno saber que nuestros dirigentes locales podrán comunicarse fluidamente en el país de habla inglesa, pues asumo que manejan el idioma.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.