EL Observador

13:20 hrs. Martes 18 de junio de 2013 Nolasco Morales Morales

El derroche de las primarias

"No basta percibir la necesidad de un cambio a futuro: los cambios son posibles con la verdad, el realismo, el trabajo y con la honradez de quienes nos gobiernan". Plantearse ir a votar en las primarias presidenciales a efectuarse el día 30 de junio, no es una labor que escape a la reflexión de muchos. Las razones sobre las cuales basan sus argumentos aquellos que se negarán a ejercer un derecho ciudadano a medias son diversas. Para la gran mayoría significa que es parte del circo político de unos pocos que luchan para obtener poder o parte de él, además de beneficios personales y familiares a su antojo. Otros se sienten en la obligación de elegir a su abanderado presidencial por ser cautivos de algún partido político o bien por simpatía a un candidato o bien con la esperanza de una buena pega a futuro. Las justificaciones serán interminables y tendrán un peso considerable.

Lo más terrible para la gran mayoría es el gasto inútil que se genera en estas improvisadas primarias. Significan un gran gasto para las arcas fiscales. En pocas palabras, un derroche de recursos que bien podrían servir para planes de desarrollo en las regiones. La ciudadanía ya está hasta la coronilla de la clase política que la llena de promesas y proyectos.

La realidad ciudadana es otra y es la que se vive en terreno, es aquella que se ve a diario, es aquella que muchos no ven y que nos dicen estamos a portas de ser un país desarrollad, mientras surgen otros que nos hablan de igualdad social. Qué mentiras. Nuestra verdad es aquella que vemos cada invierno cuando se anegan los pasos bajo nivel y se convierten en pequeñas lagunas, que dejan aislados a cientos de vecinos del sector norte de nuestras comunas; nuestra realidad es el escenario que vemos cada invierno cuando el centro de Quilpué se inunda y donde los transeúntes parecen patos en una laguna, con todo el respeto que se merecen. Como nos hacen falta esos dineros que se malgastan.
Pero quizás lo más lamentable es que las mismas ofertas desgastadas se repitan una y otra vez a pesar del paso del tiempo y esto nos convoca a plantearnos como opción no participar en primarias y más aún, a la abstención en las próximas elecciones de diciembre, lo cual no es una labor que escape a la reflexión de muchos y las razones sobre las cuales basen sus argumentos pudiesen ser muchas y tienen un peso considerable.
Esto nos hace reflexionar, sin duda, sobre cosas de primordial importancia para quienes nos sentimos sinceramente inquietos por el futuro ya sea de nuestro país y más aun de nuestras comunas. Despertar y pensar libremente sin colores políticos y ser capaces de decidir por nuestras comunidades, entornos y nuestro futuro familiar, con ello sin duda se dará un gran paso en la búsqueda de ese mañana mejor de buen pasar.

Por cierto usted tiene la última palabra.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.