EL Observador

14:28 hrs. Miércoles 12 de junio de 2013 Hugo Quilodrán Jiménez

Quillota y los primeros submarinos

Existen dos agrupaciones de submarinistas en Chile y en la región contamos con la más antigua, el Círculo de Submarinistas de Valparaíso, creado el año 1962 y que el pasado 4 de mayo celebró su quincuagésimo primer aniversario. La otra entidad símil, se denomina Club de Submarinistas Neptuno y tiene sede en Talcahuano.

Curiosamente, la sede del círculo llamado "de Valparaíso", por estar ubicada en la olvidada Avenida Escuadra Libertadora, que corre paralela a la Avenida España, a la altura de la "Curva de los Mayos", está en el sector de Recreo, por lo tanto pertenece a Viña del Mar.

En este círculo se congregan socios de todas las edades, incluso nonagenarios tripulantes de los primeros seis submarinos que tuvo la Marina, los tipo Holland, más conocidos como clase "H" y que EE.UU. entregó a Chile el año 1917. Todos ellos fueron bautizados con nombres de mujer en lengua mapuche.

Pero la historia submarina civil chilena, tiene antecedentes anteriores. Por ejemplo, tenemos los artefactos construidos el año 1866, por los alemanes avecindados en nuestro país, los señores Karl Flash y Gustav Heyermann.

"El Invisible" de Heyermann, se hundió misteriosamente estando amarrado cerca de las dependencias que hoy ocupa el "Bote Salvavidas". En cambio, el creado por Flach pasó a la historia después de realizar una segunda y exitosa navegación de pruebas.

Sin embargo, hay un posterior y muy poco divulgado ingenio submarino "made in Chile", el diseñado por el capitán de Ejército Manuel Arismendi el año 1889. De este prototipo nacional, lamentablemente no tenemos muchos antecedentes. Gracias al historiador naval, don Pedro Sapunar Peric (Q.E.P.D.), sabemos que Arismendi perteneció al Regimiento de Artillería N°2, de la ciudad de Iquique, hasta el año 1882, cuando fue dado de baja y que pasó sus últimos días de vida en Quillota, falleciendo en el 1900. Aunque me he autoimpuesto la misión de averiguar la fecha y el lugar de nacimiento de Manuel Arismendi, hasta el momento mis cometidos han sido infructuosos, pero sería muy grato enterarme que hubiera nacido en estas tierras.

Actualmente, el señor David Acosta se ha empeñado en la construcción de un submarino, el Crocodile Class 250. El objetivo principal de esta nave será el apoyo a misiones de rescate, base para buceo de alta profundidad e investigación científica.

Quienes operan los submarinos, tienen una forma de vida especial. Por algo son llamados hijos del rigor. Las estrecheces, las penurias por la falta de suministros básicos frescos, agua dulce y oxígeno, requieren de individuos con un aguante especial. Se caracterizan por su temple y férrea voluntad. Primeros en zarpar, últimos en llegar, su carrera profesional está siempre llena de exigencias. Un reconocimiento para todos ellos.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.