EL Observador

16:41 hrs. Viernes 07 de junio de 2013 Ramón García Gómez

Un proyecto necesario para la comunidad

Villa Alemana es una comuna de más de cien años que se acerca a los 150 mil habitantes y como muchos otros municipios, tiene el problema de no contar con un edificio consistorial que albergue todos los servicios y departamentos reunidos en un mismo lugar, de manera de avanzar mirando en beneficio de la comunidad.

Por ello es tan significativo el momento actual que vive nuestra ciudad, impulsando un proyecto por el que se debe luchar, pues se mejoraría el acceso de la comunidad a los servicios y viceversa, además de avanzar en la consolidación del Parque Cívico.

Durante el período en que fui alcalde de la comuna, en conjunto con el Concejo Municipal, se logró comprar los terrenos donde hoy se proyecta la construcción del edificio consistorial por una suma de más de 200 millones de pesos, terrenos que hoy en día tienen un valor mucho mayor.

Este mismo proyecto contempla la construcción de estacionamientos subterráneos que ayudarían a reactivar la actividad del comercio minorista de Villa Alemana, el que actualmente pasa por una crisis de clientes. Antes uno circulaba por el centro de la comuna y sus locales lucían repletos de personas que realizaban sus compras y hoy lamentablemente para el comercio local esto no es así. Mucha gente está privilegiando sectores como El Belloto o también Viña del Mar aprovechando la cercanía que le otorga el Troncal Sur.

Creo que el alcalde y el Concejo Municipal deben discutir de qué manera concretar el proyecto para que sea lo menos oneroso posible, a fin de no embargar prácticamente la comuna a las administraciones futuras, pero paralelamente, aprovechando este momento y esta posibilidad de inversión, pues se trata de un proyecto necesario para la comunidad, para los funcionarios que realizan su labor y porque Villa Alemana se merece su edificio consistorial.

Entre los desafíos están el que se tomen las garantías para no tener un elefante blanco y que la empresa nacional o internacional que finalmente se haga cargo de las obras, entregue garantías a quienes tengan injerencia respecto a que se realizará una construcción de gran calidad. Esta es una obra de gran importancia para la comunidad y es necesario que la fiscalización del Concejo Municipal no sólo se haga en esta etapa, que es cuando se debe aprobar la modalidad de financiamiento, sino también en su etapa constructiva, pues finalmente el edificio será patrimonio de toda la comuna.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.