EL Observador

17:42 hrs. Viernes 03 de mayo de 2013 Nolasco Morales Morales

Feria El Belloto: una tradición y costumbre en peligro

Un emblemático reducto comercial como es la feria de El Belloto, ha pasado a ser parte del patrimonio cultural de la comuna de Quilpué. Es un elemento fundamental para la economía doméstica que cruza todas las clases sociales, donde las dueñas de casa concurren por lo menos una vez a la semana a efectuar sus compras.

Desde que se establecieron las ferias en nuestra comuna han tenido una enorme significación, tanto para el desarrollo del comercio en nuestra zona y la agricultura de otras comunas y por cierto en el desarrollo cívico de las ciudades cercanas como es Villa Alemana. En un pasado no muy lejano, fueron estas el espacio público por excelencia, en el cual, además de los productos necesarios para la subsistencia era posible encontrar otras expresiones festivas, las cuales hemos perdido por la falta de un ordenamiento generalizado que facilite el libre desplazamiento de las familias junto con sus hijos en las entradas a estas como es la calle Colombia que divide parte de ella y por otro lado la Avenida Perú.

Sin embargo en nuestra ciudad, y sin perjuicios de los cambios actuales y de las circunstancias económicas y sociales producto de los vaivenes de la naturaleza a los que nos hemos visto enfrentados en estos últimos años, parte de esos rasgos aún perduran. La feria es, en esencia, el lugar en el cual se abastece una parte importante de nuestra población de verduras, frutas y otros productos, pese a las grandes cadenas de supermercados establecidos en el sector de El Belloto.

Es evidente, entonces, la necesidad de generar una relación estrecha entre los grupos de feriantes y el municipio que conlleve a un fortalecimiento en las relaciones; las cuales facilitarán el uso de instrumentos que requiere el desarrollo del sector, bajo un marco legal establecido. Por esta razón es necesaria una política de modernización y desarrollo del comercio de ferias bajo una activa participación del municipio, con la convicción de que estamos frente a una realidad económica que va a permanecer como un importante hito en la cadena de abastecimiento de productos agropecuarios para nuestra zona.

En la medida que estas acciones prosperen, se estará buscando entre este sector y la autoridad una serie de soluciones como un orden generalizado del rubro, evitar el comercio ilegal sin patente que se han tomado vastos sectores y frenar la delincuencia que aflora al margen de todo control policial. Así recobrando el sentido común y los espacios para la concurrencia en familia a la feria como en antaño.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.