EL Observador

11:17 hrs. Martes 30 de abril de 2013 Paola Ríos Gozalvo

Rodeo y maltrato animal

El rodeo es una actividad que se considera como deporte nacional a partir del año 1962 y desde entonces cada vez se han ido agregando nuevas disposiciones con el fin de velar para que no se cause daño a los animales.

Podemos considerar que hay daño o maltrato hacia el animal cuando no se siguen las normas establecidas internacionalmente,. En el caso de que la normativa se respete, no se estima que hay daño y se considera como un deporte más.

Al respecto es importante precisar que existen diversas normas. Por ejemplo, en el pasado los jinetes usaban espuelas con las que picaneaban a los animales y que hoy en día ya no se utilizan.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que los animales que son llevados a los rodeos son aquellos que luego irán directo al matadero y, por lo tanto, no son animales domésticos. Una vaca en promedio vive cerca de 40 años, sin embargo una vaca de leche vive alrededor de nueve años y luego va al matadero. Asimismo, una vaca de carne llega a vivir cinco años, porque es la que luego nosotros consumimos.

Desde este punto de vista si el rodeo está vinculado con la producción pecuaria, entonces se considera un deporte, lo que no ocurriría si se tuviese un animal como mascota que se utiliza para un rodeo. En ese caso, sí hay maltrato, porque el animal está siendo utilizado para eso continuamente.

Es necesario precisar que el umbral del dolor de una vaca es muchísimo menor del que puede tener un ser humano. A modo de ejemplo, una persona puede pegarle un puntapié a un vacuno y él no sentirá nada, pero si fuera una persona la que recibe una patada del animal podría llegar a sufrir lesiones de consideración como fracturas y volar varios metros. O al poner los dedos bajo el cuerpo de la vaca, una persona podría resultar con sus dedos fracturados, por lo que sólo su peso podría lastimar a un humano.

En lo netamente deportivo, los puntos se suman por atinarle en ciertas partes al animal, pero si se le toca en la cabeza o en otras partes -que son justamente aquellas que podrían provocarle dolor al animal- no se suman puntos. Por lo tanto el sistema está diseñado para que no se le cause daño al animal y así respetar las leyes básicas del deporte.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.