EL Observador

13:05 hrs. Viernes 26 de abril de 2013 Ítalo Salazar Passadore

Una de las últimas canchas de pasto en la comuna

Al parecer, Villa Alemana se está quedando sin campos deportivos de pasto natural. La ausencia de canchas compuestas por el gramado es una realidad latente en la comuna.

Podríamos considerar como una de las últimas canchas de pasto la del estadio Marista, ubicada en calle Lima, en el sector norte. El recinto que administra el Colegio Champgnat de Villa Alemana pasó a ser el único remanente de lo que fuera una tradición deportiva. La única desventaja de este recinto es la exclusividad para su uso. Bien podría el Club de Rugby de Villa Alemana usarla como recinto para ejercer localía, en alguna de las destacadas competencias en las que participan representando a la comuna a nivel regional y nacional.

Aunque en el sector rural de la comuna aún existen campos de pasto, están alejados de la ciudad y del acceso para la afluencia de gente. Pero la proliferación de campos deportivos de pasto sintético tiene directa relación con el ahorro monetario que un césped artificial representa.

Ahora, el deporte se ha adaptado a los cambios de campo. En la actualidad han surgido las canchas de pasto sintético que por mantención, precio, duración, no necesitan siembra, riego, cortado y emparejado, son una opción más viable para cuidar un campo al que se le da mucho uso, como esperamos que sea el caso del remozado estadio Italo Composto, que, por su gramado sintético puede resistir los embates de un clima lluvioso y estar listo para usarse sin mayor trabajo.

Es cierto que el césped sintético cambia el juego, pues un balón bota y corre de distinta manera que en el césped natural (acelerando el ritmo del juego), aumenta la sensación térmica del lugar, es decir en un día muy caluroso, el material del campo hace que el calor dentro de la cancha aumente considerablemente, pudiendo afectar a los jugadores, como ya ha ocurrido en otros recintos de estas características, como el Estadio Lucio Fariña de Quillota.

Otro tema que tiene que ver con esta disyuntiva es la decisión del Club Deportivo Provincial Marga Marga de usar el Estadio de la Villa Olímpica de Quilpué (pasto natural) como recinto local durante este año en el torneo de la Tercera División B, por sobre el estadio Italo Composto de Villa Alemana. Esta podría haber sido una oportunidad para impulsar el deporte en Villa Alemana y ser sede de una de las competencias más importantes del balompié criollo, pero además de no aprovechar el recinto, el club también se ve perjudicado, pues como sabemos el recinto de la Villa Olímpica de Quilpué queda retirado de la ciudad y con escasa locomoción colectiva que merma, en parte, la posibilidad de la comunidad de participar de los eventos deportivos, siendo la más afectada la población que se interesa por el deporte.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.