EL Observador

11:06 hrs. Martes 26 de marzo de 2013 Santiago Matta Miranda

Manejo de las aguas subterráneas

En la actualidad las aguas superficiales están tremendamente escasas, sobre todo en las provincias de Quillota y Marga Marga por lo que el uso del acuífero se ha ido intensificando ya que cuando no hay agua superficial disponible se recurre al agua subterránea.

Respecto al agua subterránea, nosotros sabemos que tenemos un acuífero bastante generoso. Desde el punto de vista de capacidad se hizo un estudio que arrojó que había entre 5 mil y 10 mil millones de metros cúbicos de agua bajo nuestros pies a todo lo largo de la cuenca, es decir en los 141 kilómetros de río y afluentes. En ese contexto, en la medida que uno extrae agua del acuífero tiene que reponerla.

Está claro que dentro del uso intensivo que se puede hacer a estas aguas subterráneas, hay que evitar que el agua llegue a Concón, es decir, algo tiene que llegar, pero lo importante es que no llegue un caudal muy grande y que se vayan al mar muchos millones de litros cúbicos. Entonces, todas las obras que contribuyan a la retención del agua para que se vaya infiltrando y se pueda ir reponiendo el acuífero, son muy necesarias.

Desde el punto de vista jurídico podemos decir que hoy en día la Dirección General de Aguas acepta el hecho de entregar derechos de aguas subterráneas, que están prácticamente agotados en la cuenca de Aconcagua, en la medida que uno haga las obras de infiltración. Por lo tanto, el tema de las infiltraciones es algo muy importante y nosotros las hemos apoyado.

Actualmente para la Quinta Región hay dos planes piloto, uno para hacer una infiltración en Curimón y otra en Lo Rojas. De hecho, Esval, dentro de la planta El Romeral hace infiltraciones y capta el agua subterránea.

Los acuíferos favorecen a todos los regantes. En el río Aconcagua hay 3 acuíferos grandes; uno es en la zona de Curimón, que llega casi hasta Los Andes. El otro acuífero importante, que es una laguna subterránea, es el que está hacia atrás del túnel "La Calavera" y por último, el más chico de los lagos subterráneos es el que está en Lo Rojas. Esos son los acuíferos grandes, importantes y los que hay que ir llenando durante los inviernos para que puedan ser usados por los regantes de la cuenca del Aconcagua.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.