EL Observador

12:44 hrs. Lunes 21 de enero de 2013 José Vargas Aguilera

Contienda

José Vargas Aguilera / Profesor

más columnas

La posibilidad que en la vida nos encontremos en problemas y perdamos la capacidad de poder tomar y dar soluciones siempre estará latente, pero también hay una posibilidad de reordenar lo que nos hizo perder la razón.

Todo el mundo está preocupado de trabajar y hacer dinero, pero hay cosas que son más importantes, que llevan a engrandecer a una persona.

Si damos una mirada y comenzamos a observar detenidamente, vera que todo gira en torno al consumismo, las agresiones y la descalificación, porque no decirlo a una continua contienda.

Me pregunto si la vida tiene tantas posibilidades, por qué las personas nos estancamos muchas veces. Creo que la respuesta la aprendí de muy niño y, en ese tiempo, me negaba a creer que los seres humanos pudieran caminar como si nada les aconteciera.

Me refiero a la capacidad de ver que alguien necesita ayuda y nadie hace nada, es más, ayudamos a empeorar las cosas que ya están mal.
Un simple ejemplo: continuamente noticias y ahora último puede ver como se cierran escuelas y universidades, para muchos resulta ?algo normal?.

Aún más, recuerda ese colegio que tuvo que ser removido de su ubicación ya que cerca de allí se encontraba una industria de la minería y las emisiones de gases, resultaban perjudiciales para los niños.

Sin ir más lejos, en la comuna de Santa María hace un año, en una cancha de fútbol, se formó un gran pleito (con heridos graves), siendo la consecuencia que un club deportivo fuera castigado, lo que está correcto, pero por qué se castigó junto con los adultos a los niños.

Estos últimos nada tenían que ver en la pelea protagonizada por unos pocos irresponsables.

Por qué cada día se cierran lugares necesarios para la sociedad y se abren lugares que no contribuyen en nada a la vida de una persona.

Por qué se dice que las oportunidades son iguales para todos, si cuando las necesitamos la realidad dice otra cosa. Bueno, la verdad, muchas cosas seguirán igual, pero lo que realmente puede dejar de ser igual es su capacidad de creer y de poder hacerlas provechosas.

La fe es gratuita, nadie le puede cobrar por eso los sueños se pueden concretar si se dispone a ello, el cambio lo plantea uno mismo.

Muchas personas estamos cansadas de ver o leer noticias desagradables y es por eso que hoy muchas personas le damos más importancia a la posibilidad de cambiar y no repetir más de lo mismo.

Nunca olvide, es bueno ser importante, pero más importante es ser bueno. Sé que muchas personas desean éxito y muchas lo logran, pero quién se olvida del punto de partida difícilmente llega a la meta.

Finalmente, "el que atiende la disciplina está en el camino de la vida, el que la desentiende se extravía".



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.