EL Observador

15:34 hrs. Viernes 11 de enero de 2013 Ramón García Gómez

La importancia de la comunicación para mejorar la seguridad

El 2012 fue un año en el que abundaron los robos a la propiedad y nuevamente la violencia intrafamiliar fue la segunda causa de ingresos a la Fiscalía local, mediante las denuncias que las víctimas realizan a través de las instituciones policiales.

Ante esta realidad, hay que reflexionar de qué manera el municipio y las autoridades locales se involucran con el tema de la seguridad ciudadana, pues debieran trabajar mancomunadamente, incluso con reuniones permanentes de trabajo, con Carabineros y la Policía de Investigaciones.

Los municipios deben hacer inversiones y apoyar a nuestras policías, haciéndose cargo también de la percepción de inseguridad que tiene la gente. Bajo la gestión del anterior alcalde Raúl Bustamante se compraron varios vehículos destinados a la seguridad ciudadana, y que ahora, al cambiar la dirección del municipio, no prestan ninguna utilidad, por una mala política de creer que todo lo que hizo el alcalde anterior es malo. No obstante las cosas buenas deben mantenerse y perfeccionarse.

El resultado de todo esto es una comuna más insegura que ha visto aumentados los hechos delictuales especialmente los robos. Antes, uno tranquilamente podía tomar un café a las 10 de la noche en el paseo Latorre, sin miedo a ser asaltado; tampoco hay claridad con otros proyectos como el funcionamiento de las cámaras de televigilancia.

Junto con la inseguridad en la ciudad o en el barrio, está también la problemática de la inseguridad en el propio hogar, a través del flagelo de la violencia intrafamiliar y los atentados sexuales, pues verdaderamente impresiona la cantidad de familias afectadas con esta cruda realidad.

No es que no se materialicen acciones, el problema es que éstas son aisladas y falta sistematizar todos los esfuerzos que se realizan incomunicadamente. Mientras en algunas poblaciones se implementan sistemas de alarma, eso no se masifica hacia el resto, como política comunal, y mientras la Gobernación Provincial hace entrega de vehículos a Carabineros, no hay una coordinación sistemática con la gestión policial, para lograr la colaboración que se requiere entre todos para combatir la delincuencia.

Es necesario dar valor a la gestión que las policías hacen. Tiene que haber una comunicación permanente entre las autoridades y no sólo con la jefatura sino con todos sus integrantes.

El trabajo mancomunado es la clave para mejorar la seguridad, que es uno de los pilares de una mejor calidad de vida para todos los ciudadanos.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.