EL Observador

15:17 hrs. Viernes 11 de enero de 2013 Rodolfo Bickell Dumas

Nuestra región se está secando

Rodolfo Bickell Dumas / Doctor en Análisis Territorial - Universidad de Santiago de Compostela

En perspectiva y teniendo en cuenta los datos de temperatura, precipitaciones, caudal de ríos y el índice de vegetación de los últimos años no parece exagerado decir que la región se está secando. Esta afirmación se refuerza si sumamos el sombrío diagnóstico de las distintas organizaciones de agricultores y de las instituciones del Estado que sugieren iniciar un cambio en el tipo de cultivos por otros que requieran menos agua, por ejemplo cambiar paltos por olivos.

Frente a esta dramática realidad (al parecer irreversible), los desafíos que deberá enfrentar la región son de tal magnitud que requieren del concurso de todos los involucrados en la gestión del agua. A todas luces los intereses que tienen los distintos actores vinculados al agua como la minería, sanitarias, industria y agricultores chocan entre sí y, a mi juicio, no serán capaces de resolver el problema sin el concurso de una nueva institucionalidad que vea este tema de manera integral.

La Gestión Integrada de Cuencas, en este caso la del Aconcagua, es sin duda una materia muy importante para tomar en cuenta, especialmente si consideramos que posee las características geográficas adecuadas como para que se transforme en el soporte territorial y en la viga maestra de la gestión. (La cuenca incluye 5 de las 7 provincias continentales y en ella se relacionan los sistemas naturales, productivos, sociales y económicos de nuestra región).

Axel Dourojeanni de la Cepal, autor de "La gestión del agua y las cuencas en América Latina", sostiene que Chile posee un sistema político a nivel nacional y regional estable que permitiría construir una gestión integrada de cuencas. Pero a ello agrega que es necesario cumplir otras dos condiciones: "Que exista una manifiesta voluntad de los principales actores y usuarios de una cuenca para juntarse" y que el gobierno central y su institucionalidad vean esta gestión con buenos ojos.

Los esfuerzos que está realizando el Centro de Innovación Hortofrutícola de Valparaíso (Ceres) parecen bien encaminados en este sentido, logrando que surja de los propios actores la necesidad de implementar una nueva gobernanza de los recursos hídricos de la Región de Valparaíso que permita proteger los ecosistemas y asegurar la participación equitativa en los beneficios del agua.

Será trabajo de las autoridades regionales de este y del próximo gobierno asumir con fuerza este reto que nos involucra e interesa a todos los que vivimos en esta hermosa región.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.