EL Observador

11:25 hrs. Martes 08 de enero de 2013 José Vargas Aguilera

Actitud

José Vargas Aguilera / Profesor

más columnas

La forma de enfrentar las cosas en la vida tiene múltiples propósitos y a la vez las personas deben entender que la coincidencia no existe. ¿Cree usted que los acontecimientos que vivimos a lo largo de la vida pasan porque sí nada más, porque Dios es bueno o malo, porque "el diablo metió la cola" ,etc.? Dése un tiempo para usted, si lee este artículo, piense un momento: ¿Por qué me sucedió esto?, ¿por qué no logré esto otro?, y así muchas preguntas más.

Todo en la vida tiene su razón de ser, incluso las experiencias malas. De hecho hace miles de años hay una historia que quedó registrada para que fuese ejemplo hoy. En donde el ser humano rescató una frase que ocupa hasta nuestros días, la cual dice: "Dios me dio y Dios me quitó" (la historia de Job). A modo personal puedo decir que la prueba fortalece, que la injusticia hace derramar lágrimas, pero alguien tiene que disponerse a dar la cara. Las personas tenemos que sustentar nuestro entorno y su funcionamiento y poder abrir camino frente a la adversidad. Pida fuerzas, vea sus sueños que pasan frente a usted y podrá ver que sí se cumplen, tenga ánimo aunque frente suyo las cosas se derrumben.

Me pueden decir "eso es imposible", pero el que pide recibe, el que busca encuentra y al que golpea se le abrirá. Eso, estimado lector, se llama fe. La fe para que usted lo entienda significa "tener la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve". Cada cosa que usted tenga que sortear en la vida combínela con la fe y tendrá más y mejores resultados, pruébelo, puede quedar mejor o igual, pero en ningún caso peor.

Hoy día todo el mundo se preocupa del dinero y del qué dirán, y yo me pregunto: ¿Qué persona al morirse pudo llenar su ataúd de dinero?, ¿quién logró pararse de su ataúd y cambiarlo por uno mejor porque los presentes hablan de su mala calidad? Ciertamente nadie, entonces sabemos que el dinero ayuda y que el verse bien es muy importante, pero más importante es preocuparse de lo que a una persona la engrandece, el trato hacia los demás aunque la persona tenga más dinero que otro, la ayuda desinteresada, y tantas otras cosas.

Tenemos tiempo para ser mejores y para llevarnos mejor cada día. Este año que comienza recibámoslo con una actitud diferente y positiva. Se puede ser distinto en la vida y marcar diferencias para ser mejores y ayudar a mejorar a los demás. La vida se puede ver y enfrentar de muchas formas, aunque nos critiquen, ¡vamos! Se puede ser distinto y mejor en este caminar, sabiendo que un día tendremos que dar cuenta de nuestros actos y de lo que administramos, nuestra vida.

¿Qué actitud tomará Usted?



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.