EL Observador

17:59 hrs. Viernes 21 de diciembre de 2012 Marlene Alejandra Chacón

¿El fin?

Marlene Alejandra Chacón / Periodista

Tres han sido los grandes temas de esta semana: el fin del mundo, la Navidad y la inusual lluvia veraniega. Las notas navideñas ya son una tradición en todos los medios de comunicación, donde se llama a la comunidad a que adelanten sus compras para no estar a última hora y evitar atochamientos; que da a conocer los juguetes de moda, el regalo novedoso y lo último en tecnología.

El tema del fin del mundo ha estado dando vueltas desde hace años, partiendo con las películas sobre esta temática. Luego, los documentales y sus interpretaciones acerca de la teoría Maya, llegando hasta los matinales y otros tantos programas de televisión y también de radio, que han hecho un espacio para analizar predicciones y dar recomendaciones a la comunidad.

Ver a gente estresada comprando y comprando regalos, chocando a los demás con sus bolsas, tramitando préstamos y pensando en cómo darle en el gusto a sus hijos, o analizando qué regalar a este o a aquel para no quedar mal, ya es un clásico de todos los años. Lo inusual, es que esta vez, muchos de los que son presa del clásico consumismo de esta época, han tomado algún tipo de medida para enfrentar el día de hoy, 21 de diciembre del 2012. Si el mundo se acaba, de nada sirven los regalos comprados.

Agua, linternas, velas, comida, un kit de primeros auxilios, entre otras cosas. Si el fin del mundo hubiese sido hoy, nada de esto habría servido, porque el fin también habría llegado hasta nuestros hogares. Por lo demás, estas medidas para enfrentarlo son las mismas que deberíamos tomar ante algún terremoto, sin exagerar, claro. Y, ante eso, nadie nos avisa.

En un tiempo más, muchos se reirán del fin del mundo que nunca fue, mientras en la televisión otros hablarán de nuevas teorías y fijarán una nueva fecha al fin de los tiempos. Para los consumistas, en unos meses más la Navidad no será más que una deuda a largo plazo, como todos los años.

Sin embargo, para muchos agricultores y temporeros de nuestra zona, la lluvia de esta semana traerá consecuencias irreversibles que tendrán efectos económicos para su negocio, su trabajo y sus familias. Pero, seguramente, esto no tendrá la misma cobertura que tiene la Navidad y el tan esperado fin del mundo.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.