EL Observador

17:48 hrs. Viernes 21 de diciembre de 2012 Juan José López Azcárate

Quilpué desde Marga Marga hasta la Antártica

El vocablo quilpo-hué, perteneciente al mapudungun, significó un arduo trabajo a los eruditos linguísticos.

Recién y tras un siglo y medio de diversos estudios etimológicos, sería finalmente el Consejo Nacional de la Historia hacia finales del año 1972, el organismo que en definitiva decidiera que el vocablo, responsable de dar el nombre a nuestro Quilpué, correspondía a la acepción "paraje de tórtolas".

La abundante presencia de la más común de las palomáceas de los campos chilenos (la tórtola habita desde Tarapacá hasta Magallanes) nos entrega el fundamento como para comprender que también en otras latitudes puedan existir otros Quilpué tal como el de la Provincia de Marga Marga.

Así, en la Provincia de San Felipe de Aconcagua es que se localiza, la ex-hacienda Quilpué, hermoso parque que deslinda con un estero al cual se le conoce como San Francisco de Quilpué.

Otro caso es el que ocurre en la Provincia de Bíobío, más precisamente al este de la ciudad de Los Ángeles en donde se localiza el estero de Quilpué cuyas aguas son afluentes del río Gauque.

Sucede también en la Provincia de Petorca en un lugar bastante cercano a la ciudad de La Ligua y en donde podemos ubicar a un pequeño caserío que lleva la denominación "Quilpué".
Más notable y significativo que los puntos anteriores es el caso correspondiente a la Provincia de la Antártica chilena, provincia perteneciente a la Región de Magallanes y Antártica Chilena.

En efecto, allí en la más austral de las provincias chilenas e inserta en el corazón de la Base Arturo Prat, se localiza la Plazoleta Quilpué, fundada el 18 de septiembre de 1964.

La especial denominación de la plazoleta obedece a la retribución que personal de dicha base naval diera a un destacado radio aficionado y residente quilpueíno, don Pedro Zaldívar Bruna, CE-2-EX, quien desde el año 1954 lograría mantener comunicaciones radiotelefónicas dominicales entre la Ciudad del Sol y el territorio antártico chileno.

Así, desde su fundación y hasta nuestros días, la Plazoleta Quilpué, la más austral del mundo, permanece demarcada con vértebras de cachalote, habiéndose también erigido en su interior, un monolito conteniendo la imagen de la Virgen del Carmen, patrona de las Fuerzas Armadas Chilenas.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.