EL Observador

9:17 hrs. Martes 30 de agosto de 2011 Alfonso Sepúlveda

La diferencia que marca a Alexis

Alfonso Sepúlveda / Ex futbolista profesional

Con seguridad yo era uno de sus admiradores como muchos compatriotas. Un tanto preocupado del primer partido que jugaba en España el mejor jugador actual del fútbol chileno, me asustaba la manera en que debutaría en el mejor equipo del mundo y sobretodo con el rival más difícil de enfrentar. El Real Madrid.

Al "Niño Maravilla" como se conoce acá en Chile no lo conozco personalmente, pero a la distancia lo veo como un muchacho con cara de niño bueno y sano, típico nortino, bajito, morenito, tranquilo, muy observador, alegre, buen amigo, excelente jugador de fútbol y lo más importante con calidad deportiva a toda prueba y personalidad para dar un examen de su capacidad futbolística nada menos que ante cerca de 80 mil personas que querían comprobar todo lo bueno que se hablaba de él como futbolista de elite.

Pienso en cuál habrá sido su pensamiento en el momento en que su nuevo director técnico, "Pep" Guardiola, le preguntó en qué condiciones físicas, futbolísticas y mentales estaba para enfrentar ese partido. Y es tan grande su fe y seguridad que a pesar de no haber entrenado lo suficiente con sus nuevos compañeros, y luego de tomar unas breves vacaciones después de la Copa América, hacer un largo viaje, jugar un importante partido contra Francia horas antes, no lo pensó dos veces y entró a la cancha a jugar en tan buena forma como lo vimos y para alegría de muchos hinchas, especialmente chilenos.

No lo niego, me preocupé al saber que jugaba esa noche y pensé que era un tanto peligroso y arriesgado jugar, porque estaba en la mente y ojos de mucha gente ligada al fútbol a nivel mundial y sobretodo en España, donde subsistían algunas dudas acerca de su capacidad para integrar ese plantel tan alabado de Barcelona y si no lograba jugar bien como él pensó y creyó en ese momento más alguna dificultad futbolística se le podría haber presentado. Y gracias a Dios como siempre dio lo mejor.

Con todo lo que nos ha demostrado este muchacho, se ha constituido en un buen ejemplo para una gran cantidad de jugadores jóvenes, que ansían ser buenos futbolistas y llegar a metas tan altas como él, acerca de lo conveniente que es no trabajar a medias y dedicarse por entero a esto tan hermoso que es el fútbol.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.