EL Observador

12:38 hrs. Viernes 23 de noviembre de 2012 Eduardo "Yayo" Castro Urrutia

Otra faceta de la cultura ofrecida en Quilpué

Obras de teatro, exposiciones de artes visuales, cine en las poblaciones, festivales de la canción de los trabajadores, encuentros de bandas, cafés concert, recitales musicales y peñas folclóricas, son las actividades que habitualmente ofrece nuestra Ciudad del Sol, en lo que respecta a la cultura comunal.

Indiscutiblemente, actividades culturales populares y masivas, pero no tan solo de pan vive el hombre, muchos años atrás, se gestó, quizá, la actividad más trascendente de la cultura local, aunque no la más masiva: el Concurso Internacional de Piano Claudio Arrau, que ya va en su vigésima sexta versión, en honor al eximio y extinto pianista chillanejo, reconocido mundialmente. Este concurso que se está llevando a efecto durante esta semana y por primera vez, tendrá su jornada final en los salones del Congreso Nacional ubicado en la vecina ciudad de Valparaíso, busca como objetivo principal potenciar sus diferentes niveles de participación por edades de acuerdo a la realidad del mundo pianístico clásico de la Región de Valparaíso, de Chile y el mundo.

Un poco de historia nos indica que por iniciativa de la Municipalidad de Quilpué, con el apoyo de algunos intelectuales de la zona y prensa regional, este importante evento adquiere vida el año 1984 con el único objetivo de mantener vigente entre la juventud y los chilenos en general, el legado histórico del maestro Claudio Arrau León. Tuvo, entonces, una maravillosa acogida, tanto que ya en 1988 se transformó en internacional y en el 2005, el interés fue, incluso, europeo. Este certamen que lleva el nombre de nuestro compatriota y Premio Nacional de Arte 1983, se promocionó, este año, a lo largo de todo Chile, de Arica a Punta Arenas, con una serie de 15 recitales de piano realizados entre abril y septiembre del presente año, en la Gira de Conciertos en Homenaje a Claudio Arrau "El Legado del Maestro", ofrecida por el pianista chileno Mario Cervantes, cuya trayectoria internacional marca el sello de nivel que el Concurso Arrau 2012 aspira a alcanzar.

¿Y quién sabe esto? En nuestra ciudad parece casi invisible, por eso es que a pesar de lo elitista que se pueda ver, se debe encontrar la fórmula para alcanzar la difusión que se merece, dada su calidad interpretativa, aporte a la cultura nacional y compleja organización, y todo esto a pesar que los medios de comunicación sigan dedicándose, cuestión que en nuestro país no es novedad, a gastar millones y millones de pesos en auspiciar horas y horas, en todos los canales de televisión, la nefasta farándula criolla, que a esta altura ya resulta la lacra de nuestra sociedad, porque en sus emisiones no muestran talentos, sino que entregan escándalos, tongos, malas costumbres y malos ejemplos para los jóvenes de un país que pretende mejorar la calidad de la educación, cuestión que sin cultura, nunca se va a lograr.

La educación no solo se imparte en el aula de clases y la dicta un profesor, como pretenden hacernos creer muchos que hablan de educación y cultura, sin tenerla.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.