EL Observador

12:55 hrs. Viernes 19 de octubre de 2012 Claudia Ulloa Araya

Los superhéroes también pedalean

El mitógrafo estadounidense Joseph Campbell en su libro "El héroe de las mil caras" explica que todos los héroes de las historias, como Spiderman, Thor o Batman, responden a las preguntas e inquietudes más comunes de la sociedad: tener un acontecimiento que superar, el acto de vivir en sí. En palabras de Campbell: "Hallar una experiencia de vida para lograr sentir el éxtasis derivado de ésta (...) pues el héroe es el hombre o la mujer que ha sido capaz de combatir y triunfar sobre sus limitaciones históricas, personales y locales y ha alcanzado las formas humanas generales, válidas y normales".

Muchos héroes de mitos o de historietas presentan tales características, pero vivimos pensando que tales arquetipos no se encuentran en nuestro mundo miserable. Lo que sucede es que no vemos más allá. Hay héroes en cada rincón. Cuando un padre cuida a su hijo, cuando un amigo lleva a otro al doctor, cuando una mujer supera el cáncer, cuando alguien se levanta tras una separación amorosa, etc. En todos estos casos una persona común deja un mundo cotidiano para lograr un objetivo y transformarse.

Por ejemplo, en Quilpué me topé con un grupo de personas, que sin ellos saberlo, eran unos verdaderos superhéroes. Los destacados competidores del Club Ciclistas Quilpué, se han quedado sin un espacio para entrenar, pues hace unos meses el único velódromo con el contaban para prepararse fue destruido. Y digo "destacados" porque el año pasado obtuvieron 5 medallas de oro en el Campeonato Nacional de Ciclismo de Pista, además de la medalla de plata en los Juegos Sudamericanos de Medellin 2010. La misma situación viven los Clubes de Ciclismo de La Ligua y de Quillota.

Desde entonces, jóvenes promesas como la quilpueína Paula Molina, merecedora de una presea de oro y con sólo 14 años de edad; han debido salir a distintas rutas para practicar y exponerse a los peligros que conlleva entrenar cerca de los vehículos que transitan por la vía Marga Marga, por ejemplo. Una gran hazaña, que se justifica por el honor de seguir compitiendo y la pasión por este deporte, pues podrá no haber dónde entrenar, pero las competencias siguen efectuándose. ¿Podrán estos deportistas vencer esta dificultad?

Yo creo que sí, pues es así como personas de la vida real, como Paula y todos los ciclistas del Gran Valparaíso, evolucionan desde personas comunes a súper héroes, sólo se necesita tener una característica elemental: saber superar los obstáculos que se creen difíciles de vencer, ya que el titán es valiente, no le teme a nada y se enfrenta a todos los problemas, aún a lo improbable.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.