EL Observador

11:07 hrs. Viernes 19 de octubre de 2012 Andrés Merello Norero

Alimentos funcionales, lo que está de moda

Recientemente tuvimos la oportunidad de participar en el Foro hispano - chileno de industrias agroalimentarias. En un contexto general, puedo decir que hoy en día, de manera más creciente en el mundo de los alimentos, se está incorporando el concepto de alimentos funcionales.

Como alimento funcional se definen aquellos alimentos que además de la propia nutrición aportan de manera adicional algunos efectos beneficiosos para la salud.

Encontramos dos tipos de alimentos, algunos que en forma natural los contienen. El ejemplo más típico de éstos es el pescado, que aporta Omega 3, que es un antioxidante. Dentro de la industria de alimentos procesados, también se está incorporando el concepto de funcionalidad en que se le agregan algunos nutrientes que generan efectos beneficiosos para la salud. Los más típicos son los prebióticos y los probióticos en los lácteos, que mejoran las funciones gastrointestinales. A otros alimentos se les agrega calcio, que genera un fortalecimiento en los huesos y a otros alimentos se les agregan vitaminas. Esa es la tendencia que hoy en día se está dando en la industria de alimentos.

Fue en ese contexto que se formó una misión que viajó a España, organizada por Creas (Centro Regional de Estudios de Alimentos Saludables) y Pro Chile, que abarcaba dos aspectos. El primero, participar en este foro que hace anualmente junto a la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid, dedicado a la investigación de alimentos funcionales, que en esta oportunidad, junto al Creas, sumaron cinco empresas de alimentos, entre ellas, Confites Merello.

Fue así como se pudo conocer más acerca de los productos que hoy se están ofreciendo, visitamos empresas que están desarrollando nuevos ingredientes funcionales y su aplicación en las distintas industrias. En nuestro caso estamos incorporando a nuestros productos el propóleo y componentes de la serie del Omega 3. De igual forma agregamos extractos de hierbas, elaborados en laboratorios.

Este valor agregado nos impulsa a estudiar nuevos desarrollos sobre el tema, para incorporarlos en una línea más amplia.

Pero también conocimos el "Modelo español", allí están todas las unidades de investigación que dependen de las universidades, pero al alero de ellos y en las mismas instalaciones hay incubadoras de negocios, con lo cual se les exige a las universidades que este conocimiento se traspase a las empresas interesadas en incorporarlo en productos que salgan a la venta. Hay más de 80 empresas que están en formación, al alero de este centro español y que son verdaderos semilleros de iniciativas privadas.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.