EL Observador

12:26 hrs. Martes 07 de agosto de 2012 Andrés Merello Norero

Las grandes ventajas de la asociatividad empresarial

Una característica importante de la asociatividad empresarial, es que sin perder la propia identidad de marca o imagen corporativa se pueden abordar temas de interés común y/o satisfacer alguna necesidad de la empresa.

Asociarse o establecer redes. Algunos le llaman "clúster" o distritos industriales, cualquiera de estos conceptos tiene ventajas. Se aporta talento, se aportan más recursos y también se logran importantes economías de costo.

Desde mi perspectiva lo primero que hay que hacer es quitarse el temor de que mediante la asociatividad a uno le pueden copiar el producto y hay que entender que en un mercado tan global como el nuestro la competencia es, más bien, mundial que local.

La asociatividad tiene ventajas en varios aspectos, como el acceso a los mercados externos en donde pueden ahorrarse costos en participación en ferias y también se puede aumentar la oferta exportable.

Otro punto de ventaja es que se pueden contratar asesorías en materia laboral, tributaria o legal. También, a través de la asociatividad muchas veces se logra generar encadenamientos productivos que les reportan más ventas a todos los integrantes.

En definitiva, establecer redes termina dándole valor a la empresa.

A mi juicio, un muy buen instrumento de asociatividad son, hoy día, los gremios, de los cuales hay varios en nuestra región, como la Asociación de Empresas de la Quinta Región Asiva, la Cámara de Comercio Regional y Cámaras locales. Está también la Asociación de Agricultores, Unipan y las Cámaras de Turismo, entre tantas otras.

Como empresa, aún seguimos siendo parte de Asiva y la verdad que ocupamos básicamente tres instancias. Una de ellas es la representatividad gremial, donde frente a temas legislativos tratamos de tener una opinión y transmitirle a la autoridad qué aspectos creemos que son positivos y cuáles podrían tener algún impacto negativo.

Lo segundo, de manera asociativa, se formó un instituto de capacitación que se llama Iclasa y también un instituto de capacitación que instruye en temas muy específicos a los trabajadores, como por ejemplo, manejo de grúas, soldadora industrial, electricidad básica y calderería, entre muchos otras cosas. Asociativamente se logró crear un instituto que da cursos específicos.

El tercer pie es, justamente, a través del instituto de desarrollo empresarial tratar de atraer y entregar a las empresas una serie de programas nacionales e internacionales de cooperación y apoyo a la empresa.

Como consejo a los pequeños empresarios de la zona de Limache les diría que, de acuerdo a sus necesidades, se asocien a las asociaciones que hoy día existen.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.