EL Observador

16:15 hrs. Viernes 08 de junio de 2012 Rafaella Giulliana Betta Olivares

El valor de la amistad

Rafaella Giulliana Betta Olivares / Psicóloga - Diplomada en Psicodrama clínico

Por lo general en nuestra vida nos relacionamos con otras personas de maneras diferentes, nuestras familias, historias de vida, vecindarios, etc. Estas relaciones traen con ellas emociones y/o sentimientos que las hacen perdurar en el tiempo físicamente o en nuestra memoria.

Vínculo, para la RAE, es una unión o atadura de una persona o cosa con otra. Según esta definición podemos denominar en los vínculos sanguíneos, nuestra familia con quienes estamos unidos/as para siempre desde lo biológico. Sin embargo existen otros tipos de vínculos que muchas veces son nuestras redes de apoyo fundamental al momento de vivir una crisis... Nuestros/as amigos/as, aquella familia que elegimos para ser parte de nuestra historia.

En ocasiones no nos damos cuenta de la distancia que tomamos de aquellas personas que de una u otra manera han marcado nuestra niñez, juventud o vida adulta, y son aquellas situaciones de crisis que te hacen revalorar lo que en un momento sentiste tan atado/a a ti como si fueras tu mismo/a.

El reencuentro se ve marcado, por historias comunes y otras no tanto, historia que a veces conocemos sólo a través de las redes sociales, una que otra pasada de cuenta por la distancia y silencios. Sin embargo luego de un momento, risas, lágrimas, abrazos, nos damos cuentas que a lo mejor nosotras las mismas ya no somos las de antes, pero el cariño sigue intacto, que cuando nos necesitamos, estamos y no un ratito sino mas bien al 110% o más.

Gracias a Martín, muchas de nosotras aprendimos algo nuevo, podemos volver a encontrarnos, no estamos lejos, nuestras historias siguen presente en nuestro ser, no sabemos lo que se nos viene, pero si sabemos que tenemos un grupo humano maravilloso que nos respalda, que pueden haber cambiado muchas cosas, estados civiles, nacimientos, pérdidas, viajes, nuestros cuerpos, mas no nuestra capacidad de querer y respetar algo tan puro como nuestra amistad... Compañeras sigamos soñando y atrevámonos a volar, aún nos queda mucho por hacer y vivir.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.