EL Observador

12:56 hrs. Viernes 11 de mayo de 2012 Rafaella Giulliana Betta Olivares

Mucho más que mamá

Rafaella Giulliana Betta Olivares / Psicóloga - Diplomada en Psicodrama clínico

Fechas como estas me producen diferentes emociones y mueven sentires. Como ser social, no puedo negar la molestia que me produce ver a mi madre o la de ustedes representadas publicitariamente en un rol de multimujer, sin tiempo para ella, cada vez con espacios más reducidos para sentirse plenamente mujeres, entre la maternidad o las labores que la casa implica y que la sociedad impone.

Busqué en el diccionario de la RAE el significado de madre, siendo éste "hembra que ha parido". Luego de preguntar a mi círculo cercano de madres, qué fue lo primero que pensaron o sintieron al saber que iban a parir, las respuestas fueron asombro, felicidad, desesperación y también esa sensación que nada ya será sólo por y para ti, que hay alguien más a quien acompañar y mostrarle lo que es la vida y el mundo que nos toca vivir.

Para mí el Día de la Madre se da cada vez que veo a la mía, que siento que mi vida no habría sido la misma sin esa mujer junto a mí, que me enorgullezco de ser hija de la Julia, quien entregó todo... pero todo por mi hermano y por mí. Sin embargo, siento que pocas veces somos capaces de retribuir a aquellas hembras que nos parieron (sin regalos), sabiendo que nadie se entrega tan desinteresadamente como ellas, cual hembra animal protege a sus cachorros/as del peligro.

No sé personalmente qué se siente tener un hijo o hija en brazos, ni de aquel momento nombrado como el más feliz de la vida, en el que para muchas, con la maternidad, se completa el rol de mujer. Lo que si sé, es sentir que en todo momento cuento con ella, que aún ríe con mis tonteras y sufre desesperadamente con mis lágrimas. Y que si parte antes que yo, me queda la tranquilidad de haber dicho y sentido todos los días de nuestra vida juntas un "te amo y siempre te necesitaré".

Para todas aquellas hembras que han parido, no les deseo un feliz día, sino una feliz maternidad. Vivan y siéntanse libres, así sus hijos/as crecerán felices de ver a sus madres felices. Madre te quiero libre... te quiero mujer!!!



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.