EL Observador

11:52 hrs. Viernes 04 de mayo de 2012 Sabrina Arroyo Weckesser

La sequía y los que no cuidan el agua

La sequía es un tema de conversación de hace mucho tiempo entre la mayoría de los vecinos de nuestra comuna. Además es preocupante.

Meses atrás tuve la oportunidad de llegar a las orillas del río Aconcagua y ver cómo la basura y los escombros impiden el paso de la poca agua que aún intenta correr por el cauce del río.

Todos hablamos y pedimos una lluvia tan duradera que sea capaz de abastecernos de agua. Hasta escuché por ahí que había un brujo que prometía un conjuro que haría llover.

A pesar de los diálogos entre los vecinos sobre la sequía que azota la Provincia, la realidad muestra que la mayoría hace muy poco -o nada- por cuidar el preciado recurso natural.

Cada mañana salgo de mi casa y veo, tristemente, el camión regando el bandejón central de la avenida Condell y al mismo tiempo pienso en aquellas personas de la comuna de Colmo que tienen que esperar a que les lleven agua para llenar sus estanques, porque su pozo se secó hace mucho tiempo. No estoy diciendo que no hay que mantener la ciudad en buenas condiciones, pero la municipalidad debería dar el ejemplo y limitar el riego de los espacios verdes a algunos días a la semana, en vez de regar todos los días.

Los vecinos continúan lavando los autos en las puertas de sus casas, y ni hablar de aquellos que riegan la calle, a pesar de que ésta es de asfalto. Pareciera que se dedican a gastar agua "por deporte".

Otra situación común y muy hogareña es la de las goteras. Haga la prueba y deje un balde durante un par de horas. Verá cuánta agua desperdicia y lo importante que es arreglar estos desperfectos. Además de ahorrar agua, también ahorrará bastante dinero a fin de mes, así que invierta ahora en un plomero y arregle esas cañerías.

También es importante cuidar el agua cuando se hace aseo en el hogar y a la hora de ducharse y lavarse los dientes. Son muchas las personas que dejan la llave del agua abierta mientras se cepillan. Mientras tanto, el agua corre, corre y corre...

La mayoría es muy egoísta y piensa que el agua estará aquí por cientos de años más "total después no voy a estar", sin detenerse a pensar que sus hijos y nietos serán quienes estén peleando por obtener este preciado bien natural.

De manera que hago un llamado a cuidar el agua. Mientras no llueva, los ríos no van a llenarse y además cada día hay más personas en este planeta que la requieren, esto quiere decir que el agua no se regenera, por eso, sea respetuoso y piense en los demás.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.