EL Observador

11:40 hrs. Viernes 04 de mayo de 2012 Sebastián Godoy Rivas

Nueva ciudadanía y movimientos sociales

Los movimientos sociales y ciudadanos que han puesto en la agenda política de los últimos gobiernos una diversidad de demandas para mejorar la calidad de vida de los chilenos, nos motivan a generar una reflexión en torno a las nuevas formas de participación social y la representatividad ciudadana en nuestro país.

Los ciudadanos no son solamente los "votantes" o "militantes" de un partido político, sino más bien cualquier persona o grupo de personas con ganas de generar espacios de participación social. Esta nueva concepción de ciudadanía ha quedado clara en los movimientos territoriales (Punta Arenas a principios del 2011, Aysén, Calama este año), el movimiento estudiantil (tanto el 2006 como el 2011 y este año) y el movimiento ambientalista ("Salvemos Punta de Choros", "Patagonia Sin Represas"). Estos movimientos despliegan una variedad de intereses ciudadanos y una transversalidad política de los participantes que se organizan para conseguir un objetivo unificador. A su vez cuentan con un claro sentido de identidad colectiva, el cual se observa en la representatividad social y la unificación de demandas por parte del movimiento. Discursos como "Educación pública y de calidad" y "Aysén, tu problema es mi problema" nos muestran los temas relevantes planteados por la ciudadanía, pero lo más importante es que representan sentidas demandas de grandes mayorías sociales.

En estos movimientos sociales y ciudadanos participaron estudiantes de enseñanza media, universitarios, pescadores, mineros, dueñas de casa, obreros, trabajadoras, madres jefas de hogar, militantes de partidos políticos (de izquierda a derecha), entre muchos otros más, todos unidos por demandas comunes. La participación transversal de distintos tipos de sensibilidades políticas y de realidades sociales muestra otra nueva faceta de las actuales formas de participación ciudadana; ya no es la clase social ni la afiliación política los factores relevantes para la participación.

Las actuales formas de organización socio-política y participación ciudadana responden a nuevas lógicas de organización. Más allá del sindicato, partido político, junta de vecino o club deportivo, los nuevos tipos de participación permiten la inclusión de sectores o grupos sociales antes no representados, incluyendo a las organizaciones formales e informales. Esta nueva representatividad junto con la renovada capacidad de organización genera influencias en las esferas políticas de decisión y de gobierno. De esta forma se impulsan los cambios necesarios para mejorar la calidad de vida de las personas. En síntesis, cada nueva política social tiene atrás un movimiento social que la ha impulsado, de esta forma se ha "civilizado" nuestra sociedad de mercado al generar espacios de transformación social a quienes no tienen ni capital económico ni político para surgir y desarrollarse.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.