EL Observador

11:52 hrs. Viernes 27 de abril de 2012 Katherine Escalona Mancilla

¿Y quién es el irracional?

Hace unos días una denuncia a la Policía de Investigaciones de Concón, puso en el tapete nuevamente el tema del maltrato animal. Ocurrió que una mujer de Concón domiciliada en la Población RPC, tenía dos canes a quienes sin motivo alguno no quería alimentar. Los animales en estado de desnutrición, amarrados, sin agua y sin comida se encontraban desvalidos, atados a una dueña a la que nada le importaba su bienestar.

Al ser consultada por los detectives sobre el estado de los canes, la mujer -fríamente y sin titubear- declaró que "no tenía intención de alimentarlos porque esperaba que murieran". Esta inquietante y perturbadora respuesta me hace reflexionar sobre quién es el irracional, si seres humanos incapaces de sentir o animales sin posibilidad de defensa.

Pero hay que rescatar lo bueno de este caso, cual es que a través del movimiento ciudadano, la denuncia y las acciones por parte de diversas organizaciones, se logró rescatar a estos dos perritos de esta casa donde sufrían lo indecible. Para quienes fueron testigos de su liberación fue doloroso ver que solo tuvieron el instinto canino de comer piedras y tierra para alimentarse, buscando un poco de cariño a su alrededor.

Hoy, gracias a Dios, se encuentran en buenas manos, bajo cuidado y estabilizados mientras se les busca un nuevo hogar para que reciban el cariño que merecen.

Este caso de maltrato animal y abandono, como miles de otros que han dado origen a comunas plagadas de perros, es lo que se pretende evitar con la denominada "tenencia responsable" que llama a la conciencia de tener un animal al cuidado, más que a una mascota a la cual atender cuando dé la gana.

Cabe destacar que el maltrato animal en Chile es considerado un delito penado en el artículo 291 bis del Código Penal, que dice: "El que cometiere actos de maltrato o crueldad con animales, será castigado con la pena de presidio menor en su grado mínimo (61 a 540 días) y multa de uno a diez ingresos mínimos mensuales o sólo a esta última".

Se pena en esta acción a quienes utilicen a los animales para peleas o riñas, realicen apuestas, no suministren alimentos y agua y provoquen su muerte por sufrimiento. La conciencia llama a denunciar este tipo de hechos para no seguir dando libertad a los inconscientes que no entienden el concepto básico de cuidado animal.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.