EL Observador

12:01 hrs. Jueves 05 de abril de 2012 José Ramón Toro Poblete

Semana Santa y una fuente histórica

José Ramón Toro Poblete / Profesor - Liceo Max Salas Marchán

Flavio Josefo fue un historiador judío nacido el año 37 d.C., en Jerusalén; murió hacia el 101. Pertenecía a una distinguida familia de clase sacerdotal; sus antepasados paternos se remontan fehacientemente a cinco generaciones; la familia materna se consideraba descendiente de los Macabeos. Recibió una buena educación y sus relaciones con gente de estudios selecta le permitieron desarrollar sus dotes intelectuales, en especial su memoria y su capacidad de juicio. Su formación le convirtió en un experto en las tendencias y en los principales partidos político-religiosos judíos de su época - los esenios, los fariseos y los saduceos. Impresionado por la gran importancia del partido fariseo y esperando afianzarse en una posición de influencia, se unió a dicho partido a los 19 años, aunque no compartía ni sus puntos de vista religiosos, ni los políticos. Se trasladó a Roma el año 64 para conseguir de Nerón la libertad de algunos sacerdotes judíos encarcelados que eran amigos suyos.

En la corte le permitieron dedicarse hasta su muerte con exclusividad a su trabajo literario. Falleció durante el reinado de Trajano (probablemente el año 101). La primera obra de Josefo fue la "Guerra judía" (Peri tou Ioudaikou polemou) de siete tomos y se basa, principalmente, en notas de sus memorias tomadas durante la guerra de independencia (66-73 d.C.), en las memorias de Vespasiano, y en las cartas del Rey Agripa.

El segundo trabajo de Josefo, "Las antigüedades judías" (Ioudaike Archaiologia), contiene en veinte libros la historia entera de los judíos desde la Creación hasta el comienzo de la revuelta el 66 d.C. En los libros XII-XX narra la historia anterior a la venida de Cristo y la fundación del Cristianismo, y es nuestra única fuente para muchos hechos históricos. La historia de Herodes El Grande se contiene en libros XV-XVII. El libro XVIII contiene en el capítulo III el famoso pasaje donde se menciona a Jesús con las palabras siguientes: "Aproximadamente este tiempo vivió a Jesús, un hombre lleno de sabiduría, si de hecho uno puede llamarle hombre. Porque realizaba hechos increíbles, y era maestro de los que se alegraban con la verdad. Atrajo hacia sí a muchos, judíos y gentiles. Él era el Cristo. Por la acusación de las autoridades de nuestro pueblo, Pilatos lo condenó a muerte en la cruz; no obstante aquellos que lo habían amado antes le permanecieron fieles. Al tercer día se les apareció de nuevo vivo, entre otras mil maravillas, tal y como lo habían predicho los profetas enviados por Dios. Y al día de hoy el pueblo de los que se llaman cristianos después de Él, permanece".

Los relatos de los sucesos del levantamiento y de las relaciones entre las diferentes sectas judías, de gran importancia para la historia y sufrimientos de Jesús (...), son relevantes como fuentes históricas para entender el Evangelio y lo que celebramos en esta Semana Santa.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.