EL Observador

11:55 hrs. Jueves 05 de abril de 2012 Darío Aguilera Manzano

Pirquineros de Petorca

Los primeros testimonios sobre minería en la provincia se remontan desde tiempos prehispánicos, destacando hallazgos materiales de esta actividad en el sitio arqueológico Quínquimo (1.200 D.C.), ubicado cerca del cerro Pulmahue. En tiempos históricos (S. XVII y XVIII) se explotan en este lugar numerosos yacimientos de oro lo que desencadena la concentración de población en las faldas de este cerro, formando lo que actualmente es la localidad de Placilla de La Ligua. Para la misma época en Petorca también se lleva a cabo una importante actividad minera artesanal que contribuye a su crecimiento como pueblo. Durante la segunda mitad del siglo XIX se suman al desarrollo de la minería de la zona la explotación de los yacimientos de oro en Catapilco y especialmente Cabildo, que a fines del siglo da los primeros pasos en su formación como ciudad. En el presente, la actividad minera sigue desarrollándose en las comunas de Cabildo, La Ligua y Petorca, tanto a nivel artesanal como industrial, orientada especialmente a la explotación del cobre y el oro, contribuyendo de manera importante a la economía de la provincia.

Lo anterior da cuenta del gran valor cultural que presenta la minería artesanal para la historia local de nuestros pueblos. Nos ofrece un mundo cargado de oralidad a escala humana que se origina por relaciones más intensas y cercanas entre individuos de un mismo territorio y devenir histórico, donde se funde la tecnología vernacular, las luchas sociales, tragedias humanas y relatos mágico-religiosos, historias que nos conectan con nuestras identidades culturales más genuinas. Sin embargo, constatamos que en la región conocemos muy poco de esta actividad y de su rol en el desarrollo histórico, económico y social de nuestro país.

Son estas razones que nos llevaron a iniciar un proceso de investigación con el fin de habilitar una sala permanente para la difusión de la minería local, trabajo que se llevó a cabo durante el 2011 gracias al financiamiento del Fondart desarrollado por el doctor en antropología Daniel Poblete, y que continuará este año con el diseño de la propuesta expositiva, que tendrá como atractivo la creación a escala natural de un socavón minero. Esta futura sala en definitiva está pensada como un homenaje a estos hombres y mujeres que han forjado la historia de nuestro país.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.