EL Observador

14:37 hrs. Martes 27 de marzo de 2012 Mario Montiel Ulloa

La carrera hacia un final feliz

Mario Montiel Ulloa / Periodista

Existen muchos artículos y libros que hablan de la felicidad, se dan recetas y acciones de cómo alcanzarla. Algunos sostienen que para lograrla debemos encontrar nuestro equilibrio interior, ahí está el problema, porque al igual que un computador, hemos sido programados por nuestros padres, profesores y círculo de familiares y amigos, en lo bueno y malo de lo que somos, en nuestras fortalezas y debilidades que afloran constantemente.

Realmente somos producto de una suma de acciones pasadas, que nos han enfrentado a la vida con el desconocimiento de saber, que al igual que un ordenador, podemos ser reprogramados. Quién no le ha tenido miedo a las alturas, a los temblores, al encierro o a las arañas, por nombrar algunos temores que se han quedado dentro de nosotros, pero a través de la Programación Neurolingüística se pueden producir cambios significativos en uno y volver a mirar la vida con otro prisma.

Si un padre le dice a su hijo que no sirve para nada, imagínense lo que debe de sentir ese niño. Y si esta conducta se va repitiendo, se va acentuando y queda grabada en el ?disco duro? del niño. Pero si nos encontramos con padres positivos, que siempre les dicen a sus hijos que pueden lograr todo lo que ellos se propongan en la vida, imagínense qué va a pasar con ellos, lograrán sus metas y serán personas felices.

Entonces, es tan importante el lenguaje que usamos, que a través de él podemos producir cambios sustanciales en quienes más queremos. Día a día se va construyendo esta confianza, que por supuesto debe ir aparejada de pequeñas acciones para lograr las metas que uno se propone en la vida.

Ampliar los paradigmas y creencias, es también creer en que podemos siempre ser mejores, ir mejorando nuestra actitud, y por lo tanto, nuestras vidas.

Todos tenemos modelos de creencia y nos cuesta mucho cambiarlas, porque ya son parte de nuestra idiosincrasia. "Si tú crees en algo estás en lo cierto, pero si no crees en algo, también estás en lo cierto", son las convicciones que nos han acompañado desde el nacimiento.

De pequeños podemos desarrollar habilidades que nos conducirán al objetivo final. Desde independencia económica, un matrimonio feliz y buena salud, se puede conseguir paso a paso. Pero, toda meta requiere un precio a pagar, que es el camino para llegar al objetivo final. Algunos llegan más rápido, otros se demoran más, pero todos buscan lo mismo, como una carrera hacia un final feliz.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.