EL Observador

9:35 hrs. Viernes 16 de marzo de 2012 María Francisca Pizarro C.

Tanto creo en ti...

María Francisca Pizarro C. / Profesora Educación General Básica - Orientadora Educacional PUCV

Cuando era pequeña mi madre siempre me decía "el no puedo no existe. Lo voy a intentar", y así me dejaba largos ratos tratando, pensando, buscando soluciones para lo que quisiera lograr y sólo cuando me veía muy complicada me tendía una mano, para facilitarme la tarea que estuviera haciendo, cualquiera fuera ésta.

Esa sentencia ha quedado grabada a fuego: "Tú puedes. El no puedo no existe, lo voy a intentar"

El estar presente, atentos, disponibles pero no dando asistencia constante, ayudan a formar carácter, constancia en el trabajo, esfuerzo, pero por sobre todas las cosas, los niños y niñas sienten que alguien cree en su capacidad de lograr sus objetivos.

Los primeros educadores (y a mi parecer la más importante) es la familia, luego vendrá el colegio y los profesores. Me pregunto, entonces ¿qué pasa cuando los estudiantes sienten que sus padres -su familia, su entorno de protección- no cree en ellos? ¿Qué pasa con esas personas que van creciendo cuando sienten que sus profesores no creen en ellos?

¿Qué pasa cuando los padres o madres, por no hacerse mayores problemas o solucionar algo rápidamente, dan los resultados de las tareas o bien las hacen por los mismos estudiantes? ¿Dónde está el deseo de generar mentes creativas, de colores que en diversos pensamientos consigan las respuestas también de diversas maneras?

¿Qué pasa cuando se les da todo listo, en bandeja, como en un delivery, llegar y llevar y los niños-as ni se esfuerzan en pensar?

Los invito a mirar los ojos brillantes de los niños-as que se presentan cada día con más emociones y huellas que esperan vivir, e incentivarlos a creer en ellos, eso traerá de la mano mil estrellas gigantes para construir mundos futuros: si la familia cree que los niños-as son capaces de lograr lo que se propongan, ellos también lo creerán posible: déjenlos pensar, resolver, soñar...

Richard Bach dijo una vez: "Son las pequeñas cosas las que hacen las grandes cosas posibles". Ayudemos a vivir los sueños a nuestros-as niños-as desde pequeños-as, sólo así tendremos un mundo más diverso, lleno de colores y energías, más tolerante y comprometido.

No nos cansemos de decirles: tú puedes, yo creo en ti.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.