EL Observador

11:21 hrs. Viernes 09 de marzo de 2012 Dr. Eduardo Caballero Valdés

Desarrollo sustentable: Solución productiva y tarea pendiente

El término desarrollo sustentable se aplica al desarrollo socioeconómico y se formalizó por primera vez en 1987 en la Asamblea de las Naciones Unidas, donde se definió como "satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades". Tomando en cuenta este concepto, se ha aplicado el desarrollo sustentable al progreso de la agricultura, enfocada específicamente en la alimentación humana, donde se debe tener como premisa que los problemas no dependen de la escasez de recursos, sino de la organización, su distribución, y la aplicación de la ciencia y la tecnologías en pro de un futuro que permita el buen desenvolvimiento de la sociedad en un ambiente idóneo.

Por su parte, la FAO indica que el sector agrícola mundial enfrentará el gran desafío de la creciente demanda de alimentos. Las estimaciones indican que la producción agrícola mundial deberá crecer en un 70% para poder alimentar a la población de más de 9 mil millones de personas que se prevé para el 2050. Para ello, será necesario crear un sector agrícola más productivo que, respetando el medio ambiente, produzca más con menos. De esta forma, si el objetivo es aumentar la producción agrícola, debemos tener en consideración tres asuntos fundamentales: (1) el uso de agua, que es un recurso limitado y cada vez de mayor costo, por lo que sus fuentes deben ser explotadas de manera sustentable; (2) el uso de fertilizantes y pesticidas, lo que asegura la producción, pero a un alto costo de sustentabilidad, ya que una parte de estos compuestos podría acumularse en reservas acuíferas, contaminándolas; y por último, (3) el uso de una agricultura intensiva, la que incrementaría la producción al introducir mayor número de plantas de una especie adaptada por metro cuadrado.

Según los aspectos mencionados, Creas se encuentra actualmente formulando proyectos que puedan aportar al desarrollo de productos y procesos que puedan ser consecuentes con un desarrollo sustentable. Un ejemplo de aplicación son las buenas prácticas de producción y operación, la disminución en el consumo de insumos, y el aprovechamiento de subproductos o residuos.

Para caminar por la senda de la agricultura sustentable, es necesario aglutinar el triángulo ciencia, tecnología y empresa en beneficio del sector agroalimentario en su conjunto, a fin de conseguir un mejoramiento de las propiedades saludables de los alimentos, desembocando consecuentemente en el aporte a la agricultura nacional y al desarrollo sustentable.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.