EL Observador

11:09 hrs. Viernes 09 de marzo de 2012 Roberto Ravest Calderón

La centralización es una cuestión histórica

Como concepto casi cultural e histórico tenemos muy acentuado el tema del centralismo en todo orden de materias y eso hace que muchas veces la gente de las propias regiones derive la solución de sus problemas a Santiago, pensando que todo tiene que verse y resolverse en allí. Incluso a veces en casos de proyectos de intervención o inversión de recursos en las regiones, lo que hace es que a veces las soluciones que plantean no sean las mejores, sin desconocer la capacidad de los técnicos y los profesionales que pueden haber estudiado los proyectos.

En términos de fuertes inversiones, por ejemplo de proyectos viales, hay que conocer la realidad local, por ejemplo para construir un camino, una carretera o un puente, se debe conocer el sitio, de lo contrario podría perderse una inversión porque puede ocurrir que el lugar donde estamos proyectando una carretera está cercano a una quebrada donde periódicamente en invierno se derivan por allí las aguas lluvias y luego nos llevan un puente. Y por supuesto, cuando lo estudio y me doy cuenta que no hago un ejercicio tan simple como conversar con los lugareños, que son gente que ha vivido en ese espacio toda su vida y dicen, "mire, los últimos 60 años que llevo viviendo aquí veo que cada vez que llueve el cauce del río se ha desviado hacia acá".

Además, reitero, la centralización es una cuestión histórica, en la cual ha faltado una mayor presencia de las autoridades a nivel regional y exigir soluciones locales.

Hace muchos años hablamos de descentralización, desconcentración, pero cuando llega el momento de asumir y recibir el testimonio uno siente que no todos están dispuestos a tomarlo bajo su control, entonces aquí también es preciso contar con un mayor compromiso de las regiones.

Muchas veces, incluso se producen situaciones tan absurdas como la de personas que habiendo vivido toda su vida o gran parte de ella en una región, por distintas razones acceden al nivel central a ocupar un cargo de relevancia y rápidamente se transforman en centralistas más que en regionalistas. Por ello, las personas que están ocupando roles importantes, tanto en el sector público como en el sector privado, en las provincias reclamen para sí esa posibilidad de tener más facultades resolutivas, por así decirlo, y cuando exista la posibilidad de que se les entregue el mando, lo asuman.

De otra forma, todas las cosas seguirán resolviéndose en Santiago y la centralización continuará. Hay personas capacitadas en todos los lugares y temas en los que se requiere un mayor conocimiento legal para poner tomar una decisión que sea la adecuada.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.