EL Observador

11:01 hrs. Viernes 02 de marzo de 2012 Rafaella Giulliana Betta Olivares

La cara B del pololeo

Rafaella Giulliana Betta Olivares / Psicóloga - Diplomada en Psicodrama clínico

Hace unos días, leí en las redes sociales de una campaña internacional para prevenir la violencia en el pololeo y encontré que es un tema para compartir y reflexionar, considerando la frase, "nadie nos enseña a ser papá y/o mamá"... Más aún si tienes hijos/as en etapa adolescente.

Cuando comenzamos la búsqueda de la pareja, también comenzamos a consolidar nuestra identidad, es aquel momento donde la decisión de con quién estar pasa principalmente por mí. Muchas veces aquellas primeras relaciones pasan también por el deseo de pertenecer al grupo (dónde claramente la mayoría están pololeando), y digo "por qué yo no".

Entonces, tanto padres como madres en el hogar, comienzan a sentir aquellos temores, inseguridades y desconfianzas, sobre quién es esta persona que está con mi hijo/a. Qué puedo hacer para que no salga dañado/a de esta relación, cómo hago para que él o ella identifique cuáles son los límites que deben existir en una relación para que se sostenga desde el respeto.
Una vez más la respuesta es el diálogo, aquellas conversaciones, que claramente para los/as hijos/as puede resultar "latera", fuera de foco o a veces como un control de lo que hacemos o no. Que lo sano e ideal es buscar la complementariedad en la relación y no competir por quien tiene mas poder en la misma.

Consideremos que hoy los índices de violencia en el pololeo aumentan, principalmente la psicológica. Conversar sobre los límites personales, la forma de tratarse, el control de los actos, ayudarlos/as a reconocer y darse cuenta que la violencia, generalmente va en aumento, que cuando sucede una vez se instala en la dinámica de la relación¸ que pocas veces llega y se va, sino que la mayoría de las veces sólo es un comienzo, que se da con un simple grito, garabato, manipulaciones y/o comentario como "no quiero que salgas con tus amigas/os", "muéstrame tu celular", "no hables con esta persona", "no te pongas esta ropa", "te ves gorda/o", "cállate", etc.

Recordemos que una de cada cuatro mujeres ha sufrido violencia por su pareja. Por tanto somos responsables de prevenir desde del hogar, de fomentar el buen trato en las relaciones, de quitarnos la venda de los ojos y hacernos cargo... ahora!!!



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.