EL Observador

15:56 hrs. Martes 06 de marzo de 2012 María Francisca Pizarro C.

Crear vínculos

María Francisca Pizarro C. / Profesora Educación General Básica - Orientadora Educacional PUCV

"Tú no eres para mí todavía más que un niño igual a otros cien mil niños y no te necesito para nada. Y tú tampoco necesitas nada de mí. Sólo soy un zorro más, entre cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces ambos tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, como yo lo seré para ti..."
Cap. XXI - El Principito


Recuerdo los ojos de aquella niña, brillantes de lágrimas, asustada, pequeña: era su primer día de colegio. Buscaba entre la multitud de padres al suyo, que la seguía con la mirada, mientras la dejaba ir con la profesora.

Durante el camino hasta la sala de clases, la profesora distraía su atención mostrando lo bello de los árboles que observaban, los juegos del patio, el nombre de su familia... Al llegar, la pequeña muchachita se encontraba tranquila y con una sonrisa en su rostro: sería un buen año.

Muchos padres deben estarse enfrentando a un cambio de colegio o escuela de sus hijos/as, o el primer día de escolaridad. Muchos deben estar asustados y con mayores temores que, quizás, los mismos niños/as. Muchos, de seguro, están dudando de la decisión tomada. Así como la pequeña de la historia, puede que haya lágrimas en un inicio, que no sea fácil separarse de los padres, de ingresar a un establecimiento en el cual se desconozca desde la estructura hasta los compañeros, pero esto también pasa.

Cuando los papás y mamás están muy nerviosos/as trasmiten todo ese nerviosismo a sus hijos/as y hacen que la adaptación a un lugar nuevo (en este caso la escuela) sea un proceso más largo y estresante para todos. Por eso, lo importante es intentar dejar los nervios de lado, en la casa, bien guardados, confiar en el establecimiento que se ha elegido y tener una buena comunicación con el profesor o profesora que estará a cargo de mi hijo e hija. Sólo así, el o la docente conocerá más a fondo al niño/a, sus miedos y alegrías, sus sueños y dificultades. Sólo así, todo será más fácil.

Seguramente, la profesora o el profesor será como aquel niño: uno más entre tantos profesores que conozca, pero el niño-a les aseguro, será como aquel zorro. Poco a poco se dejará domesticar. El docente, será responsable por la rosa que ustedes le han confiado.

Indicadores Económicos

 




ObservaTV


Radios Online

radio quillota radio la calera

Los más


Portadas El Observador

 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.