EL Observador

11:58 hrs. Lunes 16 de enero de 2012 Ricardo Ortiz Calderón

Cierre de calle Prat afectará el comercio quillotano

Me preocupa que sólo haya una mirada técnica. Es diferente intervenir un sector habitacional a un sector comercial.

Después de enterarme de la noticia del cierre de calle Prat a través del diario "El Observador", es evidente que, mirándolo desde el punto de vista comercial, definitivamente va a afectar el cierre de esta arteria, que es el eje que permite que la movilización, fundamentalmente particular, circule por calle O?Higgins.

Debemos reconocer que son adelantos que van a permitir un mejoramiento en los accesos al centro, pero, uno como ciudadano, puede exigir algunas cosas. Siempre he escuchado que se dice que las autoridades no están para ser servidas sino para servir a la comunidad. Y hay dos cosas que me gustaría señalar como elementos importantes antes de realizar proyectos de esta envergadura.

Lo primero, que la ejecución de los trabajos no sean realizados solamente desde el punto de vista técnico, olvidando el entorno de lo que se está mejorando. Este es un entorno comercial, por lo tanto, si se hace un mejoramiento del transporte y evacuación, debe mirarse a los comerciantes y como podrían afectarle estos cambios. Y no sólo mirando los arreglos de calle OHiggins y Prat, sino también en el futuro proyecto "entre plazas", que va a producir un cambio importante entre la plaza de armas y la plaza Pedro Aguirre Cerda.

Me preocupa que sólo haya una mirada técnica. Es diferente intervenir un sector habitacional a un sector comercial. Obviamente, como en todo orden de cosas relacionadas con el desarrollo y el progreso, uno debe estar dispuesto a que existan ciertas situaciones de complejidad y periodos de intervención de las calles, de cambios de circulación o cierres de algunas arterias, pero no debe fomentarse solo el enfoque técnico, ya que el entorno es un ítem importante a tener en cuenta.

Lo segundo apunta a los plazos. No da lo mismo el tiempo de ejecución, ya que afecta económicamente al sector. Hay que preocuparse de que el tiempo de ejecución sea lo menos posible. Me llama la atención que sean cuatro meses, considero que es un tiempo prolongado para una intervención que a priori no parece ser tan compleja. Ojala que sea menos.

Todas estas ejecuciones deben estar avisadas con bastante anticipación. Yo sabía de este proyecto, pero me enteré oficialmente el martes a través de "El Observador". Así como se establecen plazos para la ejecución de estas obras, uno debe tener ciertos plazos para tomar ciertas decisiones. De esta forma uno tiene la posibilidad de ver sus manejos económicos internos, ya que obviamente el flujo de clientes disminuye.

Es parte del progreso, pero todos debemos cooperar. Quienes están a cargo de estos trabajos deben hacer todo el esfuerzo de que las obras se ejecuten en el menor tiempo posible. Las autoridades locales debieran preocuparse más de resguardar el comercio pero pareciera que no se está realizando.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.