EL Observador

10:40 hrs. Viernes 13 de enero de 2012 Dra. Verónica Gattini

Detrás de la puerta

Dra. Verónica Gattini / Médico Psiquiatra

Después de visitar a pacientes internados es seguro que huelo a cigarro. Qué olorcillo más desagradable. Muchos pacientes reinciden, o comienzan a fumar al pasar por estas clínicas. Siempre conservé la esperanza, pensé que una nueva ley nos traería la prohibición del tabaco en todos los centros de salud sin excepción.

La dependencia a la nicotina es de instalación rápida, dos a tres semanas son suficientes para hacerse adicto. La nicotina disminuye la efectividad de los fármacos en el cerebro. Esto sería la explicación de porqué los pacientes fumadores requieren mayores dosis de fármacos y tienen una recuperación mental lenta o insuficiente.

Las últimas reformas a la ley del tabaco contemplan que los espacios públicos cerrados serán 100% libres del humo de tabaco. No se toma en cuenta a los centros psiquiátricos ni a las cárceles.Los locos, los presos y los funcionarios que los cuidan no son considerados. Punto.

No existen beneficios con la nicotina, sólo un larga lista de problemas de salud y de muertes prematuras. Cada chileno fumador gasta al año unos $311.000 pesos en cigarrillos, así quien gana el ingreso mínimo se gasta más de 1,5 sueldos al año sólo en este item.

Tenemos el triste record mundial de los fumadores más jóvenes. La adicción a nicotina es el primer escalón para llegar a las llamadas drogas duras. Si este es el primer escalón, ¿por qué se soslaya? Si este es el primer escalón, ¿porqué se persigue sólo a los traficantes de drogas ilícitas?

El Estado chileno invierte mas en tratar a los enfermos del tabaquismo que lo que recibe en impuestos de parte de esta industria. Considerando que el tabaquismo es una enfermedad crónica, sin dudas que esta es la peor inversión.

Los parlamentarios han hablado de las presiones y del fuerte lobby que enfrentan. Para el ciudadano común y corriente es sorprendente saber cómo los destinos de la Salud Pública se pueden jugar a puertas cerradas. ¿Será como en las películas? Tertulias de amigoscon vínculos y asociaciones centradas en el poder deldinero.

La industria tabacalera nos recuerda que ellos son una actividad económica legal.Que las personas de manera informada deciden entregarse al placer de fumar.Por una parte, serán legales hasta cuando lo sean. Por otra, es bien fácil convencer de consumir tabaco a los niños y jóvenes, que en dos o tres semanas serán adictos. En esto último no hay nada de moral, o que sea motivo de orgullo para cualquier industria.

Chile es un país que se preocupa por los derechos de los niños y jóvenes, ¿o no? Nuestros hijos están expuestos a iniciarse en el tabaquismo de un momento a otro. Me van a disculpar, somos el país mas estúpido del mundo, en esto sí lo somos.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.