EL Observador

15:49 hrs. Lunes 05 de septiembre de 2016 Claudio Bavestrello Ruz

Plaza de simbolismos

Claudio Bavestrello Ruz / Profesor de Historia

más columnas

¿Existe una plaza con más simbolismos que la nuestra? En días que el famoso Pokémon Go domina la escena de los juegos en realidad virtual, nuestra comuna no se queda atrás. Hoy, centenares de niños (y no tanto) buscan pokemones en la Plaza de Armas, atraídos por las pokeparadas y el gimnasio virtual presente en dicho lugar. A raíz de esto nace la pregunta anterior. A continuación describiré una serie de elementos presentes en la plaza y que en repetidas ocasiones pasamos por alto.

Partiremos por el entorno. La plaza es fiel reflejo de una ciudad con pasado colonial. El plano damero y los edificios que rodean este espacio lo corroboran. La municipalidad, el correo, las Iglesias (San Martín de Tours y Santo Domingo) son la huella latente de nuestra historia. Dan vida a la zona también bancos, preuniversitarios, cafés y otros locales comerciales.
Luego pensemos en la plaza misma. Tres elementos icónicos la destacan. El más famoso es el árbol caído. Fruto de un invierno peligroso, más el altruismo y esfuerzo de personas que vieron en él una oportunidad. El otro, es el Odeón, ubicado al frente de dicho árbol, y que representa el aporte inmigrante a la comuna; al centro, el corazón de la plaza de armas, una fuente con detalles de león que expulsan agua desde sus bocas.

Lo anterior es lo más conocido, pero hay varios otros elementos a destacar. A los bustos de personajes de la historia con ligazón en la comuna, como Bernardo O´Higgins y Diego Portales, se suma la estatua del fundador, José de Santiago Concha y Salvatierra, punto de partida de la ciudad. O el homenaje a Bomberos, el memorial por los detenidos desaparecidos, entre otros.

Destacaré en este caso un par de construcciones interesantes, pero que representan un pasado latente. Una es la pajarera, que tuvo entre sus aves a "canarios". Ahí podrá encontrar la relación con el club de fútbol más representativo de la ciudad. Lo segundo corresponde a un pequeño (pero muy significativo) homenaje a una festividad celebrada en Quillota hasta comienzos del siglo XX, me refiero a la Procesión del Pelícano, característica de Semana Santa y que se ubica en un costado de la pajarera señalada anteriormente.

La sociedad actual nos otorga otros tantos elementos simbólicos a considerar, pero que no revisten la originalidad de los anteriores. Me refiero al puente de los enamorados, donde depositan los candados las parejas jóvenes, en una fiel copia del puente Racamalac de Providencia, el que a su vez es copia del puente Milvio en Roma; y la iniciativa libro por libro, muy positiva por cierto, y que fomenta la lectura en la población, pero que ya existía en varios lugares de Santiago.

Quién sabe cuáles serán los próximos puntos simbólicos de la ciudad. Por lo pronto, nos quedamos con los que tenemos. Orgullosos de tener tan bella plaza adornada con construcciones que van más allá de ser decoración.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.