EL Observador

9:24 hrs. Martes 28 de junio de 2016 Viviana Orozco Vega

La necesidad de adaptarse a los nuevos espacios

Puedo decir que soy calerana de corazón, nací y he vivido por ya 30 años en La Calera, sin duda la sangre que corre por mi cuerpo es totalmente roja, como la pasión que sienten los hinchas de Unión La Calera. Pero desde hace un par de años, Quillota me ha acogido como mi casa laboral, un lugar que me gusta bastante y en el que espero continuar algún tiempo, pues siento cada que cada vez me adapto más y soy parte de la comuna.

Paso más de diez horas del día en Quillota, ya conozco bastante bien las poblaciones y calles de esta ciudad, sus autoridades y hasta los vecinos más populares son parte de mi vida diaria.

He visto cómo se han desarrollado los cambios de Quillota en los últimos años, cómo ha crecido a pesar de que muchas veces la gente critique y reclame por los proyectos que se llevan a cabo en las calles y que alteran el normal desplazamiento tanto de peatones como automovilistas.

Durante varios meses escuchéa cientos de quillotanos que caminaban entre maquinaria y escombros de cemento, alrededor del centro de la ciudad, mientras se construía el anhelado paseo "Entre Plazas", un proyecto que estaba en carpetas municipales hace más de diez años y que solo el año pasado se pudo materializar.

Sin embargo al ver concluido este espacio muchos de esos cientos quillotanos que reclamaron, que pensaron que solo era malgastar dinero, alaban este espacio que permite que la gente camine y se desplazase con total tranquilidad por una parte de las calles O?Higgins y Chacabuco.

Si bien en un principio contemplaba ser un camino peatonal desde La Concepción, por calle O?Higgins, hasta llegar a la plaza Pedro Aguirre Cerda, con el paso de los años comenzó a adecuarse a la realidad de los quillotanos y a las necesidades que estos tienen. Llegando finalmente a ser un espacio semi peatonal, desde Maipú, por O?Higgins, hasta la plaza Pedro Aguirre Cerda.

Aún existe un horario para que circulen vehículos, aunque la mayor parte del día solo los peatones pueden caminar por estas calles, situación a las cualel quillotano aún no se acostumbra del todo y gran parte de los transeúntes sigue circulando por las veredas.

Es por eso que así, como cada vez el proyecto y este nuevo espacio se adecúan a nosotros y a lo que aspiramos del "Entre Plazas", es muy importante que nosotros como personas también entendamos los cambios y comencemos a hacerlos parte de nuestra vida.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.