EL Observador

9:16 hrs. Viernes 17 de junio de 2016 Ricardo Maturana Otey

Cambios que se agradecen

Los cambios urbanísticos son necesarios y hasta bienvenidos por los habitantes de cada una de nuestras comunas. Qué duda cabe que esos cambios implican muchas veces inconvenientes para peatones y conductores, pero cuando esos trastornos son para una notoria mejora, se soportan, a pesar de las incomodidades del día a día.

Los vivió Quillota hace un año con los trabajos que provocaron una serie de complicaciones en el centro de la ciudad, pero que hoy permiten disfrutar de una nueva cara. Cambios que llevan a que muchos de quienes no visitan hace mucho la ciudad, se sorprendan por esta nueva cara, agradable y significativa.

Está sucediendo -quizás con otros objetivos- en La Calera. El recarpeteo y derechamente la reconstrucción de algunas vías, han generado mínimas complicaciones en el tráfico vehicular de la ciudad, pero que tienen como fin mejorar el estado de calles, algo que hace rato era necesario y que con seguridad agradecerán los conductores y sus vehículos porque el estado de muchas calles era derechamente desastroso.

El movimiento de máquinas, de tierra y ruido, se compensan al saber que esos trabajos tienen un objetivo que beneficiará a la ciudad, sus habitantes y a quienes la visitan. Durante algunas semanas o meses, el calerano deberá aprender a convivir con los ruidos del modernismo en cada una de las etapas que contempla este proyecto de mejora de las calles.

A propósito de lo mismo es que ese mejoramiento de calles sería bueno que se repitiera en otras comunas. Por muy paradójico que resulta que en la llamada "Ciudad del Cemento" los baches abunden en calles carentes totalmente de ese producto, La Calera no es la única que necesita una "manito de gato" en ese sentido.

Alejándose del centro -y quizás no tanto- en algunas calles de Quillota resultaría muy positivo que se apostara a mejorarlas, pues al igual que en La Calera, los hoyos le ganan al pavimento. En La Cruz no todo puede ser construir y construir condominios por parte de privados. Basta darse una vuelta por algunas olvidadas calles y sectores para saber que se necesitan cambios y mejoras. Solo un dato: si conduce su vehículo por avenida 21 de Mayo y vira a la izquierda en Simpson para tomar avenida Santa Cruz, se acordará de estas líneas.

Invertir en mejorar cada una de nuestras comunas siempre será bienvenido y más allá de los inconvenientes pasajeros, quedará la tranquilidad que ese tipo de inversión está a la vista y será disfrutada por toda la comunidad, no solo por unos pocos.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.