EL Observador

10:24 hrs. Martes 07 de junio de 2016 Francisco Calderón Quinteros

El ejemplo de los vecinos de Villa La Foresta

Entre los vecinos de una comuna, existen dos maneras de enfrentar un problema: sólo reclamar y exigir que otros lo arreglen, o trabajar activamente para solucionarlo. Es que es muy fácil criticar todo desde un escritorio, escribiendo largos párrafos en las redes sociales pero, en concreto, no hacer nada. En cambio, lo valorable está en entender a la ciudad como una verdadera comunidad, en donde es responsabilidad de todos trabajar por mejorarla.

Por esto, el ejemplo de los vecinos de Villa La Foresta en la comuna de La Cruz, es digno de resaltar. Ellos vieron que el principal problema de su barrio era la delincuencia, puesto que ya se había registrado una gran cantidad de robos en viviendas, y no dudaron en organizarse y trabajar para luchar contra el problema.

Las 69 familias de la población se unieron, formaron un comité y empezaron a ver qué era lo que estaba provocando que ese lugar fuera tan inseguro. Vieron que faltaba algo muy sencillo, que era la comunicación entre ellos, por lo que crearon de inmediato un grupo de Whatsapp para tener un contacto directo ante la presencia de alguna persona extraña.

Junto con esto, notaron que era necesaria mayor presencia policial, y organizaron una reunión con las entidades de emergencia en la casa del presidente del comité, donde entregaron sus inquietudes, en un diálogo horizontal, que dejó de manifiesto que la importancia del trabajo vecinal es igual de relevante que el de las autoridades.

Es que es así como debemos entender a nuestra sociedad: como un grupo humano con distintos roles, pero todos igualmente importantes al momento de lograr una coordinación ante los problemas. Por esto, considero que, si hay que reclamar, que sea con la actitud de trabajar también por el problema y no sólo un mensaje para que otros actúen.

Esto es lo que demostraron este grupo de cerca de 280 vecinos, que ya están postulando a proyectos gubernamentales de seguridad, sólo con un trabajo de unión que, de no haber existido, no hubiera podido concretarse. Por esto, es fundamental que más vecinos sigan ejemplos como el de Villa La Foresta, no tan sólo en temas de delincuencia, sino que en cualquier ámbito de interés de una comunidad.

De esta manera, trabajando todos en conjunto, se fortalecen los lazos humanos entre los residentes de un mismo sector y se potencian las organizaciones barriales, algo que no sólo mejora la calidad de vida de las personas, sino que resulta ser fundamental para el desarrollo en general de las comunas.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.