EL Observador

10:51 hrs. Martes 19 de julio de 2011 Gustavo Mardones Gagliano

HidroAysén o el triunfo de la dinerocracia

Gustavo Mardones Gagliano / Director Ejecutivo "Acción Verde" Villa Alemana

Chile necesita energía, es absolutamente cierto. Lavar la ropa, usar computadores, ver televisión, escuchar radio y tantas cosas más. Pero la energía aportada por HidroAysén o la energía nuclear son para la mega minería y un porcentaje muy marginal se destina para uso doméstico. Se inundarán 6.000 kilómetros cuadrados y se usarán más de 2.000 Kms. de cables, puesto que el cobre no es de Chile, que ni siquiera cobra un royalty de verdad, por lo tanto, Chile no recibe mayores beneficios con esto.

Es importante mencionar que 2/3 del consumo eléctrico nacional corresponde a la mega minería y a las empresas y éstas deberían hacerse cargo de su generación eléctrica, con centrales de paso o alternativas como geotérmica, solar y eólica.

Lo que hacen los países del OCDE (desarrollados) es ser más eficientes e introducir energías renovables en su matriz, estas no reemplazan el 100% de los requerimientos totales, pero ayudan a minimizar los costos. El problema es que la minería y los empresarios no quieren ahorrar ni ser eficientes, porque es más rentable comprar energía, total, los costos de generación directos e indirectos no los pagan ellos y de paso tratan de hacernos responsables con el consumo individual cuyo aporte es mínimo para el ahorro total.

HidroAysén generará trabajo para tres mil personas, es verdad, pero sólo marginalmente porque en su gran mayoría serán de fuera de la zona y este trabajo sólo durará un tiempo muy limitado debiendo luego estos trabajadores volver a la precariedad de sus trabajos anteriores.

Pero lo que realmente molesta es que la institucionalidad ambiental fue vulnerada y sólo se trató de un circo porque fue evidente que el trato político-económico estaba cerrado desde los tiempos de la Concertación, lo que quedó claramente demostrado con la defensa hecha por el ex presidente Lagos, con lo cual la Democracia se vio vulnerada.

Esta no es una lucha contra la energía o en contra de los Carabineros, es en contra de la ?dinerocracia?, por nuestra tierra y por la recuperación de la democracia.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.