EL Observador

13:30 hrs. Martes 26 de abril de 2016 Nuestra Opinión

Igualados en todo

Nuestra Opinión / Diario El Observador

Bastantes cosas en común sumaron hasta esta noche Unión La Calera y San Luis. La mala campaña, la misma cantidad de puntos y las escasas, pero todavía vivas opciones de salvación.

Pero también algo más. Dos técnicos empecinados con hacer lo que solo ellos, nadie más, creen que es lo correcto. Su trabajo hipotecó más la permanencia de ambas instituciones en Primera B, aún cuando hay que reconocer en su defensa que estas campañas partieron con otros entrenadores y tanto Ramírez como Ramos fueron los herederos pobres del mal rendimiento.

Miguel Ramírez se equivocó con los cambios en Rancagua, y también en otras decisiones, como ante Unión Española, Audax Italiano y Huachipato. No escuchó consejos, fue soberbio con la visión que los medios locales de prensa le entregaron y muchas veces no tuvo autocrítica para reconocer que él era el primer responsable de los malos resultados y no sus jugadores. Le dio titularidad a algunos que no la merecían y mandó a la banca a otros que le imprimían actitud al equipo, como Viveros y Sirino.

Por su parte, Leonardo Ramos comenzó el camino bien, pero se fue enredando, alineando a titulares que nunca lo fueron e incluso aplicando castigos que lejos estuvieron de unificar a un plantel unido, cuya máxima expresión de fraternidad, fue aquella mañana en Copiapó, cuando tras empatar en El Salvador la noche anterior, decidió viajar 8 horas en bus hasta La Calera para no volver a la zona central en forma separada.

Dos técnicos que, independiente de lo que pase esta noche, seguramente seguirán sus carreras en otros lares, prometiendo resultados y campañones. Por eso, por ahora, solo se espera que tanto en Quillota como en La Calera no sigan comprando el ofertón de humo, que salió más caro de lo que cuesta realmente.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.