EL Observador

13:25 hrs. Martes 29 de noviembre de 2011 Ricardo Ortiz Calderón

Las dudas de un proyecto

La ejecución del paseo Entre Plazas en Quillota, genera preocupación por algunas situaciones que no se han clarificado, ya que entiendo que comienza la primera semana de enero, pero la verdad es que genera inquietud el que no exista ninguna información oficial, sino que informal a través de la prensa, pero sería pertinente que estando tan cerca de la fecha que se supone iniciarán las obras parte de los involucrados no tenga clara la fecha exacta que comenzarán las obras.

¿En qué se convierte finalmente este paseo Entre Plazas? Una cosa es enterarse por las noticias y lo otro es lo que realmente pasa, ese es el tema. El ejecutante, en este caso la Municipalidad de Quillota, quien plantea este proyecto, debería acercarse a los comerciantes y a todos los que se van a ver afectados de una u otra manera con este proyecto. Desde mi perspectiva no haré una evaluación respecto de si el proyecto es bueno o malo, desconozco los alcances de eliminar los estacionamientos de calles O Higgins, Chacabuco, etc. No existe claridad, uno lee unas cosas y la gente dice otras.

Esa información clara no existe, puesto que es necesario programarse, por ejemplo si van a intervenir al frente de los establecimientos comerciales nos tienen que dar fechas de cuanto durarán las obras para planificar nuestra gestión comercial, tenemos compromisos regulares que cumplir, el presupuesto de venta es distinto cuando se está trabajando al frente de nuestro local. No hago un análisis crítico, pero es necesario conocer el proyecto, hacer consultas, etc. Varias personas se han acercado a preguntar sobre el cableado y no tengo respuesta para ello, al parecer el cableado no va bajo tierra en esta etapa, probablemente en el futuro, existe desconocimiento acerca de los temas de carga y descarga, por eso lo único que se solicita es información, saber que va pasar, qué queremos lograr, cuáles serán nuestros compromisos y cuáles serán los de ellos.

Una cosa es pensar en cambiarle el rostro a nuestra ciudad, pero para esto es preciso preocuparse de lo que viene después, no se puede quedar solamente en el desarrollo del proyecto si no se sabe qué viene después, esto es como arreglar una casa y dejarla, sin preocuparse de su futuro, esa es la preocupación, la posterioridad, porque si en el fondo lo que vamos hacer es arreglar sin fiscalizar o seguir desde cerca lo que ocurra con este nuevo casco de la ciudad, los cambios no servirán para nada.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.