EL Observador

9:59 hrs. Viernes 25 de noviembre de 2011 Roberto Ravest Calderón

¿Por qué intervenir el Aconcagua?

La tercera sección del río Aconcagua, que corresponde la Provincia de Quillota, tradicionalmente ha sido una de las más afectadas por la sequía por razones obvias, ya que la primera y segunda sección tienen mayores caudales de agua proveniente del río, más aún en la segunda sección a la altura de San Felipe, puesto que hacia abajo se produce un aumento del caudal -florece un nuevo río dicen algunos-, a consecuencia de ello en época de sequía también se ven afectados, pero de menor manera que nosotros como tercera sección.

La experiencia histórica de los años, no olvidemos que esto es un proceso cíclico, indica que la mejor solución para la tercera sección es la intervención del Aconcagua, ya que sólo en la medida que se ha intervenido el río se ha podido garantizar a todos los agricultores, pequeños, medianos y grandes, alguna seguridad de riego y de optimización del uso del recurso. Es preciso recordar que en esta sección es donde más se ha invertido en términos de riego y tecnificación a mi parecer y eso ha permitido optimizar el vital recurso, cosa que no ocurre en la primera y segunda secciones, en donde no se aprovecha bien el recurso y en la cuarta sección de Colmo hacia Concón donde ellos tienen menores requerimientos que nosotros, así que el impacto no es tan fuerte como en la Provincia de Quillota.

Las actuales decisiones son más bien paliativas, porque el gran problema se va a presentar en los meses de diciembre, enero y febrero, que es cuando creo que nos vamos a ver enfrentados a problemas serios y si no se toman medidas más drásticas, más intervencionistas, en el buen sentido de la palabra, se ve difícil que tengamos buenos resultados y vamos a ver a nuestros agricultores perjudicados. Hoy día estamos con un régimen que está esperando la buena voluntad de la primera sección para entrar en un sistema de turnos el que, vuelvo a repetir, depende de la ?buena voluntad?. La intervención ha sido sumamente exitosa en las dos ocasiones en que se ha tomado la decisión, logrando salvar gran parte de los cultivos de nuestra zona.

Por regla general yo suelo confiar en las personas, pero la experiencia me indica que ha habido problemas anteriormente y de hecho la solución ha sido la intervención, entonces la idea es anticiparse un poco, no esperar a estar en las fechas críticas y que tengamos gran pérdida de cultivos para llegar a intervenir. La intervención ya se debería haber hecho como lo han pedido algunas autoridades de esta zona.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.