EL Observador

10:03 hrs. Martes 24 de noviembre de 2015 Sergio Olivares Palma

Ética, mercado y reforma laboral

Sergio Olivares Palma / Presidente provincial de la Central Unitaria de Trabajadores

Aristóteles decía que nuestra naturaleza es social, porque vivimos en comunidad y todos los días tomamos opciones éticas. En cada uno de nuestros actos en comunidad estamos respetando o burlando la fe pública. Abusar de ella trae desconfianza.

Adam Smith, al que sólo se menciona por sus estudios acerca del mercado, además era profesor de Filosofía Moral. Publicó estudios sobre ética, la que consideraba indisolublemente unida a la economía, pues, de lo contrario indicaba que esta se aleja del bien común. "No es aceptable enriquecerse de cualquier forma; debe hacerse de manera legítima".

A propósito de los escándalos de colusión que hoy nos golpean fuertemente, solo quiero aportar un antecedente: las cotizaciones de los trabajadores que obligatoriamente deben realizar todos los meses en las AFP, se invierten en Chile y en el extranjero. En Chile, la parte que corresponde al sector empresarial, se invierte prácticamente en su totalidad en grandes empresas. Parte de ellas pertenecen al grupo Matte, protagonista relevante de la colusión, las cuales reciben -a través de la compra de sus acciones y bonos- más de 2,2 billones (millones de millones) de pesos, lo que representa un capital fresco y a bajo costo.

En Chile los mercados desarrollados en los distintos sectores productivos funcionan en general como oligopolios. Vale decir, existen 2 o 3 empresas que concentran más del 90% de la participación de mercado, lo cual les permite y los incentiva a que explícita o tácitamente se pongan de acuerdo para impedir que entren otros actores, manejar los precios y tener un poder negociador casi total con empresas de menor tamaño que operan como sus proveedoras, contratistas o suministradoras de personal.

Pues bien, estos mismos actores que hoy nos estremecen con sus negocios y colusiones, son los mismos que no quieren reformas laborales, nos amenazan, y nos quieren convencer que la Reforma Laboral y el fortalecimiento sindical solo traerán cesantía, afectarán la inversión y, en definitiva, hipotecarán el crecimiento.

La invitación es a reflexionar sobre el Chile que queremos, el Chile de la colusión, de la crueldad del mercado o del Chile con empresarios con verdadera responsabilidad social empresarial y con una Reforma Laboral que permita una legislación que democratice las relaciones laborales entre los trabajadores y los empleadores.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.