EL Observador

14:15 hrs. Viernes 26 de junio de 2015 Juan Pablo Vicencio C.

Día Internacional de la Prevención del Consumo de Drogas

Hoy, 26 de junio, la Organización de las Naciones Unidas celebra el día Internacional de la Prevención del Consumo de Drogas. Por tanto, parece pertinente revisar algunas ideas respecto a cómo los padres podemos asumir el concepto de corresponsabilidad con nuestros hijos. En el 2001 la Organización Mundial de la Salud (OMS) examinó toda la evidencia científica para determinar cuáles son las intervenciones más efectivas en la prevención de conductas de riesgo en adolescentes (10-14 años), por ejemplo, uso de alcohol y otras drogas, llegando a la conclusión que la relación entre padres e hijos juega un rol clave en este sentido. Una relación emocional significativa, enseña a los jóvenes que son amados, aceptados y respetados en sus derechos; pero también implica poner normas y límites de manera asertiva.

Entre los 10 y los 14 años, los padres o cuidadores son la influencia más importante en la vida de los jóvenes, por tanto, es el tiempo ideal para trabajar de manera preventiva. Mi experiencia de tratamiento y según los análisis de datos que hemos recopilado en los últimos años como programa de tratamiento de adolescentes en la Provincia de Quillota, nos muestra ciertas constantes o, dicho de otro modo, ciertos patrones en nuestros jóvenes: inconsistencia de normas y límites (por ejemplo, desautorización entre los padres); papá ausente o faltante desde el punto de vista emocional; papás desinformados respecto del consumo de drogas y sus efectos; y una baja percepción de riesgo respecto de drogas como tabaco, alcohol y sobretodo, marihuana. Asimismo, observamos relaciones disarmónicas entre padres e hijos y un estilo autoritario o del tipo ?dejar hacer?.

En relación al consumo en nuestra comuna, un 90 % llega por consumo perjudicial o dependencia a la marihuana, lo cual es un dato duro e inequívoco del daño que puede provocar esta sustancia. De hecho, actualmente, nuestros adolescentes (escolares secundarios de ambos sexos) son los más consumidores de marihuana en toda América (Informe OEA, 2015) y algo parecido ocurre con el tabaco y alcohol.

Otra característica observada es la gran tendencia a la mezcla de sustancias y la llegada de nuevas modas como el "fofeo" (consumo de inhalantes).
Por todo lo señalado, es que se requiere de políticas públicas ?fuertes?, que visibilicen a los adolescentes; que se invierta en programas preventivos para que no tengamos que lamentar los impactantes niveles de consumo que hoy tenemos. Hay una deuda histórica con los adolescentes que debemos saldar, si queremos tener un futuro saludable como país.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.