EL Observador

10:57 hrs. Viernes 11 de noviembre de 2011 Katherine Escalona Mancilla

Ante la adversidad solo queda conformidad

Eso fue lo que expresó la presidenta del Centro de Padres y Apoderados del Colegio La Greda, Carolina Hernández, ante la decisión de instaurar el nuevo establecimiento en la zona de Campiche a dos kilómetros de donde está ubicado el actual Colegio La Greda que ha estado en polémica durante todo el año por episodios contaminantes. Cansados de infinitas gestiones, por fin cuentan con algo concreto que, si bien no tiene a todos contentos, es una alternativa para emplazar la nueva construcción.

La decisión dejó sólo conformidad para los padres y apoderados que esperan que sus hijos cuenten con un nuevo establecimiento para el próximo año, sin embargo, aparecieron dudas sobre todo en relación a la locomoción, lo que fue asegurado por el alcalde de Puchuncaví, Agustín Valencia, durante la semana, en una visita a Campiche.

Llama la atención que algunos padres en desacuerdo con el emplazamiento del nuevo colegio sacaran a sus hijos del actual establecimiento porque ya no se sienten seguros, entonces ¿quién garantiza la seguridad de las familias? Para muchos el Gobierno, pero para otros es la misma familia la que tiene que decidir por el futuro de sus pequeños.

Queda la duda de cómo será la nueva construcción que augura ser una de las más modernas de la comuna. Aún así existe la posibilidad de que algunos estudiantes emigren al nuevo colegio de La Greda en Campiche y se creen nuevas vacantes dejando atrás establecimientos que han estado por años en la zona.

Por ahora la felicidad es conjunta por parte de los apoderados y los alumnos que están más tranquilos porque ya ven algo más concreto de lo que se le prometió cuando fueron víctimas de la contaminación que aún no termina luego de estar por más de 50 años expuestos.

Luego de reconocido el terreno y vistas las primeras máquinas funcionando en el predio de Campiche que actualmente es de Puerto Ventanas, la gente espera que el sueño de la "primera piedra" sea realidad pronto para tener más tranquilidad.

A pesar de todo, queda la duda de qué harán los pequeños si el colegio no está construido en marzo, ¿habrá matrículas? La respuesta por parte de las autoridades es que sí y que se buscarán todos los mecanismos para que los niños no vean obstaculizado su año escolar.

En conversación con los menores, me llamó la atención que manifestaran estar cansados con la situación, siendo que nunca se les ha preguntado a ellos qué es lo que quieren, a pesar de ser protagonistas de esta historia que tiene para largo y que recién aún, después de 7 meses de gestión, ve posible el sueño de la construcción del nuevo establecimiento.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.