EL Observador

17:08 hrs. Viernes 27 de junio de 2014 Alejandro Pacheco Guzmán

"Locos bajitos"

Todos nacemos iguales en derechos y dignidad. Sin embargo, con el pasar del tiempo y por factores que dependen de la condición social, algunos pueden alcanzar el máximo de sus potencialidades, mientras que otros quedan rezagados.

En estos días se ha anunciado una importante reforma que busca mejorar la educación inicial. Las comunas de Santa María, Putaendo y San Felipe han sido elegidas para este nuevo plan. Considero que esta política va muy bien dirigida, ya que es en el comienzo de la vida donde comienzan las desigualdades en el nivel educacional.

En nuestro país, un niño tiene su primer contacto con la educación formal a los 6 años, cuando entra a Primero Básico. El gobierno anterior hizo el Kinder obligatorio, pero pienso que eso aún es insuficiente, ya que desde los 3 años los niños deberían concurrir a un jardín y forzar a los padres a hacerlo.

Me sustento en que los niños de esa edad, que son dejados en su casa, sólo ven televisión y no son estimulados. Desde ese momento comienza la desigualdad, ya que el niño que va al jardín sí recibe esta estimulación, lo que potencia su desarrollo.

Es muy necesario reforzar las salas cunas y los jardines, tanto en el infraestructura, como en la preparación y capacitación del personal. Creo que desde los primeros años hay que comenzar a hacer la diferencia, porque es en ese tiempo que se generan las desigualdades que posteriormente son muy difíciles de cambiar.

Eso no implica, sin embargo, que no se deban cambiar una serie de situaciones que también se viven en la educación básica, media y universitaria. Se viene una gran reforma en esos sectores y creo que es necesario, ya que no es un misterio que la educación, siendo del sostenedor que sea, está mal, lo muestran una serie de indicadores como el PISA.

Lo importante es que todo mejore y no se hagan maquillajes que mantengan el sistema actual, el que se caracteriza por ser desigual, segregado y de mala calidad. La forma tendrá que ser discutida y en ese contexto uno de los puntos que va a ser más polémico será el lucro.

Creo que las personas pueden lucrar con cualquier actividad, pero es cuestionable que lo hagan con recursos del Estado y menos en un área tan importante como la educación. Considero que ésa va a ser la batalla más difícil que se deberá definir en el congreso.

Lo importante es que se está discutiendo y que si todo sale bien, permitirá convertirnos en un mediano plazo en un país desarrollado, lo que es imposible en los términos en que actualmente se educan nuestros "locos bajitos".



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.