EL Observador

17:13 hrs. Martes 24 de junio de 2014 Marco A. Espíndola Albornoz

Un bautizo artístico para el Centro Cultural

"El Toro por las Astas" de Juan Radrigán, es una pieza icónica de los años 80 en Chile, tanto es así que figura como una de las cinco obras teatrales más importantes de la historia de la dramaturgia nacional. El escenario es la vida del Chile post 11 de septiembre del 73, con toques de queda, arrestos, desapariciones y un feroz sistema de terrorismo de Estado que hacía que la gente desconfiara de su propia sombra, hasta el punto de quemar los "20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada" de Neruda, para evitar la cárcel o la muerte. Dentro de este ambiente se desarrolla la historia de cinco seres, que más parecen almas en pena, la vida de hombres y mujeres que ya no pueden haber caído más abajo, porque más abajo de ellos ya no hay nada más.

Cuando el hambre de todo aprieta las entrañas, solo la fe tiene cabida, una luz de esperanza en ese profundo abismo al que están relegados los parias, los despojos de nuestra sociedad inhumana, "los cojos del alma, los masacrados a plazos", pero para ellos la esperanza de un paraíso luego de la muerte no tiene razón, pues ya han vivido toda su vida en el infierno y lo que les queda es solo reclamar un pedazo del edén terreno, no palabras, ni rezos, ni cantos, ellos tienen su fe puesta en un milagro, y solo un hombre puede darles ese milagro, alguien como la Yamilet o el Cristo del Elqui. ¡Un milagrero!

"El Toro por las Astas" no es una obra fácil de montar. Cinco meses de ensayo y tres ensayos generales con público fueron necesarios para decidir la fecha de estreno, y ya está, este viernes 27 de junio. El local para la presentación, fue más fácil de pensar, pero muy difícil de conseguir, como todo: el edificio del Centro Cultural en construcción.

Solo me queda hacer una reflexión muy personal y me hago cargo de mis palabras como siempre. Está dirigida a políticos, seudo políticos y afines, pues este proyecto de Centro Cultural se ha transformado poco a poco en un eje de luchas y debates de minucias políticas, Por favor, déjense de pelear y apoyen, da lo mismo quien cortará la cinta en la inauguración (no ahora, cuando sea), pues todos sabemos que el proyecto no lo elaboró un alcalde, ni siquiera un empleado municipal. La historia se encargará de hacer el estudio de ADN, para buscar papis y mamis cuando corresponda, pero por ahora déjenlo nacer.

Este viernes 27 a las 18 horas, se abrirán las puertas para una visita guiada por las dependencias del Centro, para que la comunidad conozca los avances de la construcción y después se estrenará la obra, a cargo de Compañía Teatro Tespis con una ceremonia de bautizo artístico abierto a todo público. Les esperamos.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.