EL Observador

11:22 hrs. Martes 03 de junio de 2014 Alonso Aranda Araya

Violencia doméstica

Los anuncios que la Presidenta Michelle Bachelet entregó para la provincia en la Cuenta Pública del 21 de mayo fueron escasos. La comuna más beneficiada fue La Calera, pero ni siquiera hizo mención a La Cruz e Hijuelas, tampoco a Nogales, que necesita de manera urgente un nuevo ingreso a través de la Ruta 5 Norte, que le daría la conectividad que tanto necesita para potenciarse en la zona.

Para Quillota los anuncios también fueron pocos. La mandataria se refirió de manera escueta a la construcción del Hospital Biprovincial, manteniendo la incertidumbre sobre la modalidad mediante la que será edificado. Tampoco se refirió al esperado regreso del tren, de vital importancia para la integración regional.

El anuncio más concreto de la Presidenta para la comuna de Quillota, pero que beneficiará a toda la provincia, es el establecimiento de una casa de acogida para mujeres víctimas de violencia intrafamiliar. Es inevitable que no relacione este mensaje con el nombramiento de Waleska Castillo, exdirectora de Dideco, como directora regional del Sernam. Más aún, teniendo conocimiento de que el terreno donde se construirá fue buscado con bastante antelación por la administración local.

Pero más allá de estas perspicacias periodísticas, que Quillota sea incluido en el desarrollo de esta política pública no es gratuito. Será un total de 25 casas de acogida que se construirán durante todo el mandato, cuatro de las cuales se edificarán durante este año, entre las que se encuentra la de Quillota.

Esto deja de manifiesto que la violencia doméstica es alta en la zona. Como antecedente, de las cinco mil 319 causas que ingresaron a la Fiscalía de Quillota en 2013, 755 fueron por lesiones y 809 por amenazas, de las cuales, más del cincuenta por ciento corresponden a delitos por violencia intrafamiliar. El Centro de la Mujer de La Calera, inaugurado en el 2009, atiende a un promedio de 350 mujeres anualmente, de la ciudad cementera, Hijuelas y Nogales.

De acuerdo al trabajo que realiza el Ministerio Público, PDI y Carabineros, como también las instituciones que resguardan la integridad de las mujeres, el detonante principal para situaciones de violencia intrafamiliar es el alcohol. Y según las estadísticas, el grueso de las denuncias se producen durante el fin de semana, lo que está ligado, en gran número, a las conductas de consumo en las canchas donde se desarrolla el fútbol amateur.

Aunque es una buena instancia, no soluciona el problema, ya que no lo aborda de manera íntegra. Es que las víctimas, que son en su mayoría mujeres, normalmente no quieren una sanción de cárcel para el agresor, lo que buscan es que cese la violencia. Ahí es necesaria otra intervención, no solo la punitiva, sino de tratamiento para los hombres que ejercen violencia doméstica.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.