EL Observador

15:24 hrs. Viernes 30 de mayo de 2014 Guido Carvajal Ollanadel

No bastan las buenas intenciones ni los edificios

La visita de la Presidenta Michelle Bachelet a La Ligua portando la buena noticia que aquí se construirá uno de los 15 Centros de Desarrollo Artístico Infanto - Juveniles que se levantarán en todo el país de aquí al 2017, dejó a todos los que nos dedicamos a la cultura con la esperanza de que al fin se hará algo tangible por los niños y jóvenes que tienen talentos artísticos o inquietudes culturales, pero también nos dejó grandes interrogantes y más de una preocupación.

¿Por qué acotar las edades entre siete y 19 años? Las inquietudes y la formación artística comienzan a veces mucho antes de los siete años y duran para toda la vida. ¿Alguien que se interese por alguna disciplina artística tendrá apoyo hasta los 19 años y después se le abandonará a su suerte?

Por otro lado, ahora hay que buscar el lugar donde funcionará y si no existe hay que construirlo. En cuanto a lo que se hará, cómo se hará, las personas que se harán cargo y el definir todo eso y otra larga lista de cosas, serán parte de una consulta ciudadana. Eso me preocupa, porque de acuerdo a nuestra experiencia, cuesta mucho involucrar a la gente y a las instituciones que son representadas finalmente por personas, en este tipo de actividades. Nadie tiene tiempo para dedicarlo a planificar algo en bien de la comunidad si no hay un incentivo económico de por medio y muchas veces se nos pide la opinión y después se hace todo lo contrario de lo que se acordó o se planifica a nivel central y no se toma en cuenta lo que las personas realmente desean. No es mala onda. Es solo lo que me dicta mi experiencia personal.

Hasta aquí todas las instituciones -por ejemplo, el Centro Cultural y de las Artes de La Ligua- dedicadas a apoyar e incentivar la cultura y las artes, funcionan en base a proyectos y con aportes personales, es decir, no tienen un financiamiento directo del Estado para solventar los gastos fijos y variables que implica mantener funcionando una entidad cultural que desarrolla talleres, exposiciones, cursos, seminarios, presentaciones, encuentros literarios, etcétera, y eso no está claro si seguirá siendo así o habrá cambios sustanciales en el modus operandi del futuro Ministerio de Cultura y Patrimonio en estos nuevos Centros de Desarrollo Artístico para Niños y Jóvenes de nuestra zona en este importante tema. Supongo que el costo de mantener funcionando estas instituciones no será cargado al Municipio, porque si es así no son buenas noticias.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.